Parque Aconcagua

Ubicación: Departamento de Las Heras, a 180 km de la ciudad capital de Mendoza.

Superficie: 65.690 ha

Altitud: 6.962 msnm (cerro Aconcagua) y 2800 msnm (Horcones).

Ecorregión: Altoandina

Principales valores de conservación

Esta área es conocida internacionalmente por el cerro más alto del hemisferio occidental, el Aconcagua, de 6962 m. Protege el sector de la cordillera de los Andes donde alcanza la máxima altura de América, con numerosas cumbres que superan los 5.000 m. Además, preserva glaciares que originan ríos y vegas de una belleza natural que atrae a visitantes de todo el mundo. El parque posee valores arqueológicos, incluso el mismo cerro Aconcagua era un sitio ceremonial de los incas, razón por la cual forma parte del sistema vial andino “Qhapac Ñan” –Camino del Inca- , declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.

Esta área es conocida internacionalmente por el cerro más alto del hemisferio occidental, el Aconcagua, de 6962 m. Protege el sector de la cordillera de los Andes donde alcanza la máxima altura de América, con numerosas cumbres que superan los 5.000 m. Además, preserva glaciares que originan ríos y vegas de una belleza natural que atrae a visitantes de todo el mundo. El parque posee valores arqueológicos, incluso el mismo cerro Aconcagua era un sitio ceremonial de los incas, razón por la cual forma parte del sistema vial andino “Qhapac Ñan” –Camino del Inca-, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.

Objetivo de Creación

Fue creado para la protección ambiental de su invaluable riqueza natural: importantes glaciares, cuencas hídricas, fauna, flora y vegas altoandinas. Este parque también tiene por fin preservar los sitios y materiales arqueológicos allí existentes. Además fue creado para regular el uso público de las actividades deportivas como caminatas y andinismo, entre otras.

Aconcagua fue declarado Parque Provincial en 1.983 con 71.000 hectáreas con el fin de conservar los valores naturales y culturales de la zona.

La importancia de este Parque reviste en que se encuentra emplazado en el imponente marco de Los Andes Centrales albergando en su interior invaluables riquezas patrimoniales.

El área protegida posee uno de los recursos naturales más valiosos del planeta, el agua dulce, la cual se encuentra contenida en los glaciares y cabeceras de cuencas. Otro valor de vital importancia es la diversidad animal y vegetal que alberga, ejemplo de esto son las vegas que por su variedad y productividad son una de las bases fundamentales del sostenimiento de la cadena trófica altoandina. Sin dudas, el Cerro Aconcagua (6962m) que da nombre a la reserva, es la principal atracción siendo la montaña más alta del Hemisferio Occidental.

Descripción del lugar

A diferencia de otros parques de similar envergadura internacional, esta área protegida es sumamente accesible a todo público ya que está emplazada sobre la Ruta Nacional 7, en un corredor internacional que conecta Argentina y Chile. Posee inigualables paisajes naturales, con un amplio espectro de posibilidades de disfrute, tanto para el turista que quiere contemplar una bella vista del Aconcagua como para el más avezado andinista que se propone hacer cumbre. Ubicado en los denominados Andes Centrales, tiene impactantes ambientes de alta montaña con cerros de más de 5.000 metros como el Ameghino (5.918 m), el Mirador (5.512 m), el Cuerno (5.400 m), el Tolosa (5.300 m), el Almacenes (5.271m) o el Bonete (5.004 m), entre otros. Sin embargo es el Aconcagua con sus 6.962 m, el más alto del hemisferio occidental y por lo tanto convoca a visitantes de todo el mundo que emprenden los máximos desafíos psicofísicos hasta alcanzar su cumbre, buscando experimentar las más sublimes vivencias ante lo imponente o la sensación de comulgar con la naturaleza.

La palabra “Aconcagua”, como la mayoría de la toponimia indígena, ha generado polémicas en cuanto a su significado en español. La concepción más reconocida proviene de la lengua Quechua ( Akon – Kahuak) que significa “Centinela de Piedra”, sin embargo, en la lengua Aymara los vocablos Kon – Kawa podrían ser traducidos como “Monte Nevado”.

¿Cómo es el Parque?

Sus particularidades ambientales hacen que el lugar sea frío y seco durante todo el año con temperaturas que oscilan entre los -2º por la noche a 30º durante el día en verano y -15º por la noche a 10º durante el día en invierno a los 2800m; inversamente, a medida que se asciende en altitud, la temperatura comienza a disminuir.

El área suele ser ventosa y en ocasiones soporta violentas ráfagas que superan los 200km/h.Los recursos hídricos del Parque incluyen numerosos glaciares que abarcan una extensión aproximada de 32km 2 , entre los que se encuentran los Ventisqueros Güssfeldt, Horcones Inferior y Superior, las Vacas y Glaciar de los Polacos.

Los deshielos de estos gigantes helados vierten sus aguas en los Ríos Horcones Superior e Inferior, por la Quebrada de Horcones, y en el Río Vacas por la Quebrada del mismo nombre. En menor medida, el área recibe también el aporte de agua en forma de precipitaciones principalmente níveas, que alcanzan una media anual entre 400-600mm.

La región del Aconcagua forma parte de la Cuenca Alta del Río Mendoza, la cual abastece de agua para riego y consumo humano a una población superior a 1.000.000 de habitantes.

La Cordillera de los Andes, producto de la interacción de las placas de Nazca y Sudamericana, se levantó hace aproximadamente 25 millones de años dando lugar a notables resaltos en el relieve , que quedan claramente expresados en la elevación exuberante del Cerro más alto del Continente Americano, lo que se denomina faja corrida y plegada.

Las caprichosas formas del paisaje en este sector de los Andes Centrales, en forma de “U”, se deben principalmente al modelado de los cuerpos de hielo (glaciares) que ocuparon posteriormente la mayoría de los valles mencionados , hasta aproximadamente 15.000 años atrás.

El Parque ofrece un paisaje de montañas de inmensas proporciones, con largos y profundos valles que contienen grandes espacios abiertos y vistas infinitas que se pierden a la distancia.

Del mismo modo, también brinda ríos rápidos y caudalosos marrones o rojizos, y arroyos de aguas blancas espumosas que bajan por las laderas alimentando pequeñas praderas y humedales de pastos verdes llamados “Vegas”.

Las diferentes formaciones geológicas ofrecen una variedad cromática de rocas grises, pardas, rojizas, blancas y veteadas. Éstas forman las distintas montañas que flanquean los vastos valles. El cordón montañoso presenta grandes desniveles entre la base y las distantes y elevadas cumbres.

Al adentrarse en el Parque y superando los 4000m, desaparecen a la vista los arbustos, hierbas y pastos, y protagoniza la escena el reino de alta montaña en el que dominan las rocas partidas por el congelamiento, los gigantescos cascajales o acarreos de roca, los glaciares de valle, las inmensas laderas que bajan desde las altas cimas, las grandes paredes de roca, los ventisqueros colgantes, los campos de nieve con formas de “Penitentes” y un imponente cielo azul oscuro.

Espacios infinitos donde el hombre dimensiona una escala natural gigantesca en proporción a la pequeñez y fragilidad humana.

La región del Aconcagua ha sido transformada ancestralmente por el paso del hombre. Desde los Pueblos Originarios, el ferrocarril, la ruta trasandina, hasta la actual práctica del montañismo; el paisaje natural se ha visto moldeado por la cultura. Los alrededores del macizo fueron ocupados por distintos grupos sociales.

Los ejércitos del legendario Imperio Inca procedentes del Cuzco, invadieron el sector de la Cordillera Central , dejando su huella en la zona de Aconcagua, con una extensa red vial: el camino del Inca o Qhapac Ñán. Éste unía una gran diversidad de parajes y grupos sociales como los de Chile, Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. En la zona del cerro un grupo de expedicionarios hallo, en el flanco de la actualmente llamada “Pirámide” del Aconcagua, un fardo funerario de origen incaico, de un niño con ofrendas asociadas (sacrificio ritual o “capacocha”), indudable evidencia de su paso por el territorio.

Principales ingresos al cerro

Ingresando por la Ruta Nacional 7 y pasando seccional de guardaparques se inicia el sendero que conduce a los distintos campamentos –bases, intermedios o de altura-, a medida que se avanza hacia el cerro Aconcagua. Primero, se encuentra el campamento de aproximación llamado Confluencia – a 3.300 m.s.n.m.- y más arriba, el campamento base de Plaza de Mulas, a 4.200 m.s.n.m. Ambos ofrecen diversos servicios y es por este sector que se realiza el ascenso por la llamada “ruta normal”. Además se puede optar por la variante de acceso “pared sur del Aconcagua”, que tiene el mayor grado de dificultad. El otro ingreso hacia el cerro es por la Quebrada de Vacas que se encuentra en la localidad de Punta de Vacas. El acercamiento comienza en el primer campamento de aproximación Pampa de Leñas y continúa con el campamento de Casa de Piedra y el campamento base de Plaza Argentina, desde donde se inicia el ascenso por las diferentes rutas que ofrece este sector.

El Clima en Aconcagua

Las personas que transitan por los valles y montañas del Parque, dan cuenta de la rigurosidad del lugar. Aconcagua se diferencia de otros cerros y cordilleras del mundo, las que son considerablemente más benignas para los visitantes al ser de menor altitud y tener mayor humedad y precipitaciones.

Por ello es necesario advertir a aquellos que visitan Aconcagua que deben ser precavidos y respetuosos ante estas dificultades, con mayor razón si nunca han concurrido a áreas de montaña de gran altitud.Al llegar al área los visitantes se encuentran inmediatamente expuestos a la fuerte radiación solar, producto de la diafanidad de un cielo de altura, puro y mayormente despejado. Esta exposición acompañara al visitante durante toda su estadía. Por su árido clima el aire es sumamente seco y provoca la pérdida de grandes cantidades de líquido corporal, lo cual, sumado a la permanente radiación de los agresivos rayos ultravioletas, obliga a tomar las pertinentes medidas de protección como hidratarse continuamente y utilizar un adecuado protector solar (factor 65).

El aire seco posee muy poca humedad en suspensión, por ello casi no posee “inercia térmica”, al caer el sol en el horizonte, en el atardecer, desaparece la fuente de calor y en minutos se enfría el ambiente bajando muchos grados la temperatura. A esto se denomina “amplitud térmica” que en el caso de Aconcagua es extrema, pasando en el mismo día de temperaturas de más de 25º C a – 5º C en los valles bajos, y a medida que se asciende a mayores altitudes aumenta la amplitud térmica.

Ascendiendo por los senderos del Parque, el aire seco de altitud y la falta de oxigeno demandan del visitante un mayor esfuerzo físico del usual lo cual se suma a la dificultad propia de transitar por intrincados senderos de montaña caracterizados por pendientes variadas en grandes espacios abiertos y solitarios.

Flora

La vegetación de alta montaña se adapta a las condiciones extremas aprovechando la época de mayor calor para florecer y reproducirse, por lo que el visitante se verá sorprendido con una vistosa floración que, en su mayoría, recubre la superficie de tonalidades amarillas. Para refugiarse del viento y el frío, así como de la fuerte insolación de verano, algunas plantas tienen un aspecto achaparrado y de matas con forma de cojín como la yareta, el cuerno de cabra y la leña amarilla. En la zona predominan los pastizales abiertos como de huecú y coirones. Las inertes rocas que llegan hasta los 4.300 m, dan refugio a algunas hierbas perennes como la cola de quirquincho y la escarapela. Los arroyos de deshielo que bajan por las laderas alimentan pequeñas praderas y humedales de pastos verdes llamados “vegas”, localmente conocidos como la “selva de los Andes áridos”. Estos ecosistemas son sumamente importantes por su gran diversidad biológica; en su cobertura vegetal pueden apreciarse juncos, ciperáceas y diferentes especies de pastos.

Fauna

Las especies de esta región cuentan con estrategias especializadas para hacer frente a las extremas condiciones del medio. Los mamíferos, por ejemplo, poseen forma redondeada y un pelaje suave y denso que les permite amoldarse a los bruscos cambios de temperatura de este ambiente. Los guanacos, pumas y zorros tienen la capacidad de desplazarse a regiones más bajas que les resultan favorables en épocas de nevadas. En el caso de los ratones de montaña y otras especies sedentarias como lagartos, lagartijas y sapos, ahorran energía hibernando y moviéndose sólo de día ya que no pueden viajar largos trayectos. Dentro de los anfibios, el sapo andino, endémico de esta cordillera, es de particular interés ya que indica la pureza del agua. La avifauna del lugar es diversa, con ejemplares de aves muy pequeñas como el picaflor andino y otras de mayor envergadura como halcones, matamicos y el emblemático cóndor andino. Las especies más adaptadas a la presencia humana son los comesebo, camineras, viudita, gauchito y chingolos, comúnmente vistos en los campamentos bajos del parque. Las vegas, arroyos y ríos se encuentran pobladas por aves acuáticas como pato crestón, del torrente y el chorlo de vincha.

Otros valores a preservar


Numerosos glaciares y cabeceras de cuenca alimentan vertientes, arroyos y ríos –Vacas y Horcones-, lo que significa un altísimo valor en recursos hídricos. Sumando aproximadamente 32 km2 dentro del área, los gigantes de hielo más destacados son los Ventisqueros Güssfeldt, Horcones Inferior y Superior, las Vacas y Glaciar de los Polacos.

Antropología e Historia

La región del Aconcagua ha sido transformada ancestralmente por el paso del hombre, desde los pueblos originarios hasta la conquista española. Luego, en el mundo contemporáneo con el ferrocarril, la ruta trasandina, hasta la actual práctica del montañismo; el paisaje natural se ha visto moldeado por la cultura. Los alrededores del macizo fueron ocupados por distintos grupos sociales.
Los ejércitos del legendario Imperio inca procedentes del Cuzco, invadieron el sector de la cordillera central, dejando su huella, en la zona de Aconcagua, con una extensa red vial: el camino del Inca o Qhapac Ñan. Éste unía una gran diversidad de parajes y grupos sociales de los actuales países de Chile, Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. En la zona de Aconcagua, un grupo expedicionario halló en el flanco de la actualmente llamada “Pirámide” del Aconcagua, un fardo funerario, de origen incaico, de un niño con ofrendas asociadas -sacrificio ritual o “capacocha”-, evidenciando el paso de esta grandiosa civilización.
Actualmente una parte del territorio de Mendoza integra el Qhapaq Ñan o camino del Inca, en el tramo “Ciénaga del Yalguaraz-Puente de Inca”. En este recorrido se incluyen porciones del Sistema Vial Andino transversal más austral del Tawantinsuyu (conjunto de territorios del imperio incaico). Además, asocia al camino inca los dos sitios ceremoniales de altura más australes y orientales de todo el recorrido. Uno de ellos está situado en el Aconcagua, el cerro más alto de América.

El Santuario del Aconcagua – Pirámide del cerro Aconcagua
El Qhapaq Ñan debe ser entendido como un sistema, donde cada segmento de camino, cada sitio, representó un eslabón importante en la propuesta política del Tawantinsuyu. Esto muchas veces se lo ve reflejado en las ofrendas halladas en algunas montañas como el cerro Aconcagua, donde a más de 5.000 metros de altura se realizó una ceremonia con la ofrenda de un niño de 7 años y, entre los elementos ofrendados se hallaban figurillas hechas de una valva marina -Spondylus sp- que proviene exclusivamente de las aguas marinas cálidas del Ecuador, a varios miles de kilómetros. Esto demuestra el poder de organización y circulación de bienes suntuarios y de todo tipo por la vasta geografía andina, donde el sistema vial fue el principal instrumento.


La pirámide del Aconcagua corresponde a un santuario de altura, donde se halló el cuerpo momificado de un niño de 7 años de edad. Dentro del fardo funerario se encontraron estatuillas humanas y de llamitas que han sido interpretadas como acompañantes del ser sacrificado en su tránsito al “Más Allá”. El enterratorio, hallado en el año 1985, se encuentra integrado a una cadena de santuarios de altura que de forma ininterrumpida jalona la cordillera de Los Andes desde el sudoeste del Perú hasta el centro de Chile y el oeste de la Argentina. El recinto arqueológico se encuentra en el borde de un talud con caída a un precipicio.
Fuente: Dirección de Patrimonio Cultural y Museos/Ministerio de Cultura.

Cómo llegar

Acceso: Transitando por Ruta Nacional 7 hacia Chile.

Estado de caminos: Existen tramos del camino consolidado en mal estado.

Datos para el visitante

Temporada: Del 15 noviembre al 15 de marzo -ascensión y trekking-. Laguna de Horcones: todo el año, siempre que las condiciones climáticas lo permitan.

El Parque Provincial Aconcagua se ubica a 185 km de la Ciudad de Mendoza.
Se accede por la Ruta Nacional Nº 7.

Transporte Público de pasajeros a Horcones desde TERMINAL DE OMNIBUS, por Empresa ANDESMAR. Boletería en Ala Norte de Terminal – Salida de Buses: Plataformas 40 / 50.

BUSES
“ANDESMAR”
SALIDA / DEPARTURE
de Terminal / from Bus Station
REGRESO / RETURN
Lunes a Viernes /
Monday to Friday
05: 55 am.
10: 15 am.03: 30 pm. (*Puente de Inca)
11: 35 am. (Horcones)
04: 35 pm. (Horcones)
08: 00 pm. (**Puente de Inca)
Sábado, Domingo y feriados /
Saturday, Sunday and Holidays
07: 00 am.
10: 15 am.
03: 30 pm. (*Puente de Inca)
11: 40 am. (Horcones)
04: 35 pm. (Horcones)
08. 00 pm. (**Puente de Inca)
Duración del viaje IDA: 4 hs.    The single trip takes 4 hours(*) Finaliza en Puente del IncaBus ends at Puente del Inca(**) Sale desde Puente del IncaBus returns from Puente del Inca

Servicios

Guardaparques

Los Guardaparques son los agentes oficiales encargados de brindar atención e información a los visitantes, del control medioambiental y de la conservación de los recursos naturales. Tienen el poder de policía dentro del Parque y poseen la facultad de controlar el ingreso, aplicar sanciones y expulsar a las personas que no cumplan las normas vigentes. También pueden recibir denuncias por el no cumplimiento de las normativas, y recibir sugerencias y contribuciones para el mejor funcionamiento y conservación del Parque.

Asistencia Médica

Durante la temporada funciona un servicio gratuito de prevención y asistencia médica en los campamentos Confluencia, Plaza de Mulas y Plaza Argentina. Se recomienda a los visitantes realizar un chequeo médico a la llegada al Campamento como así también concurrir ante algún síntoma de mal de montaña, o cualquier otra dolencia o malestar.
Para su seguridad deberá acatar las recomendaciones del personal medico.

Evacuaciones de residuos

Se proveerá a los montañistas de una bolsa numerada cada tres personas, y una bolsa de plástico individual a cada persona. Las mismas deberán ser devueltas al Cuerpo de Guardaparques con los residuos producidos al egreso del Parque.

Los montañistas pueden delegar la evacuación de los residuos a los prestadores de servicios. Para ello deben presentar la constancia de aceptación por el prestador en el permiso de salida. El prestador será responsable de esta bolsa hasta su evacuación del Parque.

De no cumplir con la normativa de evacuación de residuos, se aplicara la sanción correspondiente dictaminada por la autoridad de aplicación.

Baños

Los visitantes deberán contratar el servicio de baños a los prestadores de servicios. Ninguna persona puede permanecer en el campamento sin la contratación del mismo.

En los campamentos de altura es obligatoria la utilización de bolsas destinadas para materia fecal que deberán ser entregadas al Cuerpo de Guardaparques en el campamento base al regreso.

Se le recuerda que la utilización de estas bolsas contribuye significativamente al mantenimiento y conservación de los campamentos de altura.

Empresas Privadas

Requisitos de Ingreso: Para obtener Ticket de Ingreso dirigirse a la Dirección de Recursos Naturales Renovable -Av.Las Tipas s/n- Ciudad de Mendoza-. Se recomienda ir con guía pero no es obligatorio.

Horario de Atención: 8 a 18 hs.

Servicios: Guardaparques – Centro de interpretación – Sanitarios – Área de Recreación

Equipo e Indumentaria: Para visitas a Laguna de Horcones y trekking corto, llevar ropa de montaña, calzado con suela gruesa, protector solar -factor 65-, gorro, anteojos de sol y abundante agua para hidratarse constantemente. Consultar por recomendaciones específicas para trekkings largos y ascensos en la Dirección de Recursos Naturales Renovables -Av. Las Tipas s/n – Ciudad de Mendoza-.

Recomendaciones

Cada visitante desempeña un papel decisivo en la conservación del sitio y su correcto comportamiento permitirá que otros también disfruten todos los encantos naturales del lugar.

– Circule sólo por los senderos señalados y habilitados. Está prohibido desviarse o salirse de los mismos.

– No está permitido encender fuego, como así tampoco, extraer vegetación, leña, fósiles ni rocas de la zona.

– A sus residuos arrójelos sólo en los lugares indicados.

– No consuma alimentos durante el recorrido, para ello está habilitada la zona del quincho.

– A sus residuos arrójelos sólo en los lugares indicados.

– Si fuma, apague bien su cigarrillo y guarde las colillas.

– Está prohibido el ingreso con animales, incluyendo mascotas.

– Cuide la flora y fauna del lugar.

– En ningún caso está permitido el ingreso con armas.

– Informe al guardaparque si observa prácticas inadecuadas dentro de la reserva