Internos trabajan en la fabricación de juguetes para el comedor Brazos Abiertos de Rivadavia


Se trata de un grupo de personas alojadas en el Módulo 1 ala 2, quienes llevan adelante esta iniciativa solidaria para que niños y niñas de ese comedor puedan festejar su día con un juguete en la mano.

Autoridades y personal del Servicio Penitenciario de Mendoza, junto con un grupo de personas privadas de libertad alojadas en el Módulo 1 Ala 2 del Complejo Almafuerte, se encuentran trabajando de manera mancomunada en la confección de los juguetes que serán donados al comedor y merendero Brazos Abiertos de Rivadavia.

“Queremos desearles un muy feliz día, y que sepan que todos estos juguetes se realizan de corazón y con mucho amor. Cada una de estas bolsitas va a contener, más allá de un juguete, mucho amor para que ellos puedan disfrutar y tener un hermoso día, que es lo importante”, explicó Jesús, uno de los encargados del proyecto.

La donación cuenta no solo con aproximadamente 200 juguetes, entre ositos de peluche, cofres y cuadros elaborados en madera mdf y ukeleles, sino también con un gran pasacalles que será utilizado durante los festejos.

Todas estas actividades se realizan íntegramente dentro del módulo, a través de los distintos talleres de tallado, pintura, textil y carpintería que allí funcionan.

El objetivo principal es que las personas privadas de libertad puedan desarrollar también actividades sociales y solidarias aprovechando las capacitaciones que se brindan en los talleres. Por este motivo, desde hace varios años el Servicio Penitenciario promueve y lleva adelante este tipo de acciones que consisten básicamente en la producción de juguetes para que sean entregados en lugares donde residen niños de gran vulnerabilidad social y económica.

“Queremos visibilizar todos estos actos a través de una cárcel solidaria, apostando a proyectos que les permitan a estas personas poder integrarse a la sociedad como personas libres, capacitadas e íntegras”, informaron desde el Servicio Penitenciario.

Cartel de bienvenida para el merendero

Además, de la fabricación de los juguetes, los internos trabajan en la elaboración de un cartel de aproximadamente 2 metros, el cual será tallado a mano, que una vez terminado será colocado en el ingreso del establecimiento.

“Actualmente ellos no cuentan con un cartel, es por esto que, como parte de los regalos, vamos a incluirlo con la leyenda Bienvenidos al Comedor Brazos Abiertos Rivadavia”, anunció Omar, otro de los encargados de la iniciativa.