Este Sitio está en desarrollo, Si encontrás un error o tenés algún comentario contactate con nosotros.

Manual de Bioseguridad para Establecimientos de Salud – Capítulo 18 Bioseguridad En Laboratorios De Microbiología


CAPITULO XVIII

Dr. Pagella, Hugo

BIOSEGURIDAD Y MANEJO DE MUESTRAS BIOLÓGICAS

BIOSEGURIDAD EN LABORATORIOS DE MICROBIOLOGIA

INTRODUCCIÓN

El Manual de bioseguridad en el laboratorio proporciona orientación práctica sobre las técnicas de bioseguridad a los laboratorios microbiológicos de todos los niveles.

Las técnicas microbiológicas apropiadas y el uso correcto del equipo de bioseguridad por personal bien adiestrado siguen siendo los pilares fundamentales de la bioseguridad en el laboratorio.

Sin embargo, los importantes avances tecnológicos, la aparición de nuevas enfermedades y las graves amenazas que suponen el uso indebido y/o liberación intencionada (bioterrorismo) o no, de agentes microbiológicos y toxinas han hecho necesario revisar los procedimientos conocidos.

En consecuencia, el proceso de revisión y ampliación debe ser dinámico, basándose en los tres pilares fundamentales de la bioseguridad que son:

  • Universalidad
  • Barreras de protección
  • Medios de eliminación de materiales y/o muestras contaminadas.

Todos los Laboratorios de microbiología sean de complejidad minima o máxima deben seguir precauciones estándares rutinarias, para prevenir accidentes, y evitar la exposición directa de la muestra, mediante la utilización de materiales adecuados que se interpongan al contacto de los mismos. Contar con todos los procedimientos y elementos necesarios y una vez utilizados sean depositados y eliminados sin riesgos para el operario y el medio ambiente.

Este capítulo abarca la evaluación de riesgos y el uso de la tecnología del ADN recombinante en condiciones de seguridad y ofrece directrices para la puesta en servicio y la certificación de los laboratorios que así lo requieran, así mismo se presentan conceptos de protección biológica y se reflejan las normas más recientes para el transporte de sustancias infectocontagiosas.

A lo largo de todo el capítulo, se hace referencia a los peligros relativos que entrañan los microorganismos infecciosos, clasificados por grupos de riesgo (según la Organización Mundial de la Salud (OMS) 1, 2, 3, y 4. Esta clasificación por grupos de riesgo se utilizará exclusivamente para el trabajo de laboratorios.

 

Principios de Bioseguridad

 

El término “contención” se utiliza para describir métodos seguros para manejar materiales infecciosos en el medio ambiente del laboratorio donde son manipulados o conservados.

 

El objetivo de la contención es reducir o eliminar la exposición de quienes trabajan en laboratorios u otras personas, y del medio ambiente externo a agentes potencialmente peligrosos.

 

La contención primaria, protección del personal y del medio ambiente inmediato del laboratorio de la exposición a agentes infecciosos, es provista tanto mediante buenas técnicas microbiológicas como a través del uso de equipos de seguridad adecuados. El uso de vacunas puede brindar un mayor nivel de protección del personal.

 

La contención secundaria, protección del medio ambiente externo al laboratorio de la exposición a materiales infecciosos, se logra a través de una combinación del diseño de la instalación y prácticas operativas. Por lo tanto, los tres elementos de contención incluyen prácticas y técnicas de laboratorio, equipos de seguridad y el diseño de la instalación.

 

Prácticas y Técnicas de Laboratorio. El elemento más importante de la contención es el cumplimiento estricto de las prácticas y técnicas microbiológicas estándar.

 

Las personas que trabajan con agentes infecciosos o materiales potencialmente infectados deben conocer los riesgos potenciales, y también deben estar capacitados y ser expertos en las prácticas y técnicas requeridas para manipular dichos materiales en forma segura.

 

El director o la persona a cargo del laboratorio es responsable de brindar u organizar la capacitación adecuada del personal. Cada laboratorio está obligado a desarrollar o adoptar un manual de operaciones o de bioseguridad que identifique los riesgos que se encontrarán o puedan producirse, y que especifique las prácticas y procedimientos destinados a minimizar o eliminar las exposiciones a estos riesgos. Se debe alertar al personal acerca de los riesgos especiales y se le debe exigir que lea y cumpla las prácticas y procedimientos requeridos.

 

Cuando las prácticas de laboratorio estándar no son suficientes para controlar los riesgos asociados a un agente o a un procedimiento de laboratorio particular, quizás sea necesario aplicar medidas adicionales. El director del laboratorio es responsable de seleccionar prácticas de seguridad adicionales, que deben guardar relación con los riesgos relacionados con el agente o procedimiento.

 

Equipos de Seguridad (Barreras Primarias). Los equipos de seguridad incluyen gabinetes de seguridad biológica (BSCs), recipientes cerrados, y otros controles de ingeniería destinados a eliminar o minimizar las exposiciones a materiales biológicos peligrosos.

 

El gabinete de seguridad biológica (BSC) es el dispositivo principal utilizado para proporcionar contención de salpicaduras o aerosoles infecciosos generados por diversos procedimientos microbiológicos. Las clases de gabinetes de seguridad biológica son (Clase I, II, III) utilizados en laboratorios microbiológicos.

 

Los gabinetes de seguridad biológica Clase I y Clase II de frente abierto son barreras primarias que ofrecen niveles significativos de protección del personal de laboratorio y del medio ambiente cuando se los utiliza en combinación con buenas técnicas microbiológicas.

 

El gabinete de seguridad biológica Clase II también brinda protección contra la contaminación externa de los materiales (por ejemplo, cultivos celulares, stocks microbiológicos) que se manipulan dentro del gabinete. El gabinete de seguridad biológica Clase III estanco al gas ofrece el mayor nivel de protección posible para el personal y el medio ambiente.

 

Un ejemplo de otra barrera primaria es la cubeta centrífuga de seguridad, un recipiente cerrado destinado a prevenir la liberación de aerosoles durante el centrifugado.

 

Para minimizar este riesgo, se deben utilizar controles de contención tales como BSCs o cubetas centrífugas cuando deban manipularse agentes infecciosos que puedan transmitirse a través de la exposición a aerosol.

 

Los equipos de seguridad también incluyen elementos de protección personal, tales como guantes, ambos, delantales, cobertores de zapatos, botas, respiradores, máscaras faciales, anteojos de seguridad o antiparras.

 

Los equipos de protección personal se utilizan en general en combinación con gabinetes de seguridad biológica y otros dispositivos que contienen los agentes, animales o materiales que se manipulan. En algunas situaciones en las cuales resulta poco práctico trabajar en gabinetes de seguridad biológica, los equipos de protección personal pueden formar la barrera primaria entre el personal y los materiales infecciosos.

 

Diseño y Construcción de Instalaciones (Barreras Secundarias)

 

El diseño y la construcción de la instalación contribuyen a la protección de quienes trabajan en el laboratorio, proporcionan una barrera para proteger a las personas que se encuentran fuera del laboratorio, y protegen a las personas o animales de la comunidad de agentes infecciosos que pueden ser liberados accidentalmente del laboratorio.

 

CLASIFICACIÓN DE LOS MICROORGANISMOS INFECCIOSOS POR GRUPOS DE RIESGO

 

Grupo de riesgo 1(riesgo individual y poblacional escaso o nulo)

 

Nivel de Bioseguridad 1. Las prácticas, los equipos de seguridad, el diseño y la construcción de la instalación del Nivel de Bioseguridad 1 son adecuados para laboratorios destinados a la educación o capacitación secundaria o universitaria, y para otros laboratorios en los cuales se trabaja con cepas definidas y caracterizadas de microorganismos viables que no se conocen como generadores sistemáticos de enfermedades en humanos adultos sanos.

 

El Bacillus subtilis, Naegleria gruberi, el virus de la hepatitis canina infecciosa, y los organismos exentos conformes a las NHI Recombinant DNA Guidelines (Normas de ADN Recombinante de NIH) son representativos de los microorganismos que cumplen con estos criterios.

 

Muchos agentes no comúnmente asociados con procesos de enfermedades en humanos son, no obstante, patógenos oportunistas y pueden causar infección en individuos jóvenes, ancianos, inmunodeficientes o inmunodeprimidos.

 

Grupo de riesgo 2(riesgo individual moderado, riesgo poblacional bajo)

 

Nivel de Bioseguridad 2. Las prácticas, los equipos, el diseño y la construcción de instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2 son aplicables a laboratorios educativos, de diagnóstico, clínicos u otros laboratorios donde se trabaja con un amplio espectro de agentes de riesgo moderado que se encuentran presentes en la comunidad y que están asociados con enfermedad humana de variada gravedad.

 

Con buenas técnicas microbiológicas, estos agentes se pueden utilizar en forma segura en actividades realizadas en una mesa de trabajo, siempre que el potencial de que se produzcan

 

salpicaduras o aerosoles sea bajo.

 

El virus de la Hepatitis B, el HIV, SalmonelaS, Toxoplasma spp. Bordettela Pertussis son representativos de los microorganismos asignados a este nivel de contención.

 

El Nivel de Bioseguridad 2 es adecuado cuando se trabaja con sangre derivada de humanos, fluidos corporales, tejidos o líneas de células primarias humanas donde puede desconocerse la presencia de un agente infeccioso. (El personal de laboratorio que trabaja con materiales derivados de humanos debe consultar el Estándar de Patógenos de Transmisión por Sangre

 

precauciones específicas requeridas).

 

Los riesgos primarios del personal que trabaja con estos agentes están relacionados con exposiciones accidentales de membranas mucosas o percutáneas, o ingestión de materiales infecciosos. Debe tenerse especial precaución con agujas o instrumentos cortantes contaminados.

 

Si bien no se ha demostrado que los organismos que se manipulan de rutina en el Nivel de Bioseguridad 2 sean transmisibles a través de la vía de aerosoles, los procedimientos con potencial de producir aerosoles o grandes salpicaduras -que pueden incrementar el riesgo de exposición de dicho personal- deben llevarse a cabo en equipos de contención primaria o en dispositivos tales como un BSC o cubetas centrífugas de seguridad. Se deben utilizar las demás barreras primarias que correspondan, tales como máscaras contra salpicaduras, protección facial, delantales y guantes.

 

Se debe contar con barreras secundarias, tales como piletas para lavado de manos e instalaciones de descontaminación de desechos a fin de reducir la contaminación potencial del medio ambiente.

 

Son considerados agentes patógenos que pueden provocar enfermedades humanas o animales pero que tienen pocas probabilidades de entrañar un riesgo grave para el personal de laboratorio, la población, el ganado o el medio ambiente. La exposición en el laboratorio puede provocar una infección grave, pero existen medidas preventivas y terapéuticas eficaces y el riesgo de propagación es limitado.

 

Grupo de riesgo 3(riesgo individual elevado, riesgo poblacional bajo)

 

Nivel de Bioseguridad 3. Las prácticas, equipos de seguridad y el diseño y la construcción de las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 3 pueden aplicarse a instalaciones clínicas, de producción, investigación, educación o diagnóstico, donde se trabaja con agentes exóticos o indígenos con potencial de transmisión respiratoria, y que pueden provocar una infección grave y potencialmente letal.

 

Mycobacterium tuberculosis, Neisseria Meningitidis, Virus Influenza, Brucellas, Virus de la encefalitis de St. Louis, Coxiella burnetii son representativos de los microorganismos asignados a este nivel. Son definidos como agentes patógenos que suelen provocar enfermedades humanas o animales graves. Existen medidas preventivas y terapéuticas eficaces.

 

Los riesgos primarios del personal que trabaja con estos agentes están asociados a la auto inoculación, ingestión y exposición a aerosoles infecciosos.

 

Al manipular agentes del Nivel de Bioseguridad 3 se pone mayor énfasis en las barreras primarias y secundarias para proteger al personal en áreas contiguas, a la comunidad y al medio ambiente de la exposición a aerosoles potencialmente infecciosos.

 

Por ejemplo, todas las manipulaciones de laboratorio se deben llevar a cabo en un BSC u otros equipos cerrados, tales como cámaras de generación de aerosoles estancas al gas.

 

Las barreras secundarias para este nivel incluyen el acceso controlado al laboratorio y requisitos de ventilación que minimizan la liberación de aerosoles infecciosos desde el laboratorio.

 

Grupo de riesgo 4 (riesgo individual y poblacional elevado)

 

Nivel de Bioseguridad 4. Las prácticas, equipos de seguridad, diseño y la construcción de instalaciones del Nivel de Bioseguridad 4 son aplicables al trabajo con agentes peligrosos o tóxicos que representan un alto riesgo individual de enfermedades que ponen en peligro la vida, que pueden transmitirse a través de aerosoles y para las cuales no existen vacunas o terapias disponibles.

 

Los agentes con una relación antigénica cercana o idéntica a los agentes de los Niveles de Bioseguridad 4 deben manejarse conforme a las recomendaciones de este nivel.

 

Cuando se han obtenido datos suficientes, el trabajo con estos agentes puede continuarse a este nivel o a un nivel inferior. Los virus como Marburg o la fiebre hemorrágica Congo-Crimeana se manipulan al Nivel de Bioseguridad 4. Agentes patógenos que suelen provocar enfermedades graves en el ser humano o los animales y que se transmiten fácilmente de un individuo a otro, directa o indirectamente.

 

Normalmente no existen medidas preventivas y terapéuticas eficaces.

 

Los riesgos principales para el personal que trabaja con agentes del Nivel de Bioseguridad 4 son la exposición respiratoria a aerosoles infecciosos, la exposición de membranas mucosas o piel lastimada a gotitas infecciosas y la auto inoculación.

 

Todas las manipulaciones de materiales de diagnóstico potencialmente infecciosos, cepas puras y animales infectados en forma natural o experimental, implican un alto riesgo de exposición e infección para el personal de laboratorio, la comunidad y el medio ambiente.

 

El aislamiento completo del personal de laboratorio de los materiales infecciosos en aerosol se logra principalmente trabajando en un BSC Clase III o en un traje de cuerpo entero, con provisión de aire y presión positiva. Por lo general, la instalación del Nivel de Bioseguridad 4 es un edificio separado o una zona totalmente aislada con sistemas de gestión de desechos y requisitos de ventilación especializados y complejos para prevenir la liberación de agentes viables al medio ambiente.

 

CLASIFICACIÓN DE LOS LABORATORIOS POR NIVEL DE BIOSEGURIDAD

 

  • Laboratorio básico – nivel de bioseguridad 1
  • Laboratorio básico – nivel de bioseguridad 2
  • Laboratorio de contención – nivel de bioseguridad 3
  • Laboratorio de contención máxima – nivel de bioseguridad 4.

Cuadro 1: Relación de los grupos de riesgo con los niveles de bioseguridad, las prácticas y el equipo. Los grupos de riesgo se relacionan, no se equiparan.

TMA: técnicas microbiológicas apropiadas CSB: cámara de seguridad

 

GRUPO DE RIESGO

NIVEL DE BIOSEGURIDAD

TIPO DE LABORATORIO

PRACTICAS DE LABORATORIO

EQUIPO DE SEGURIDAD

1

Básico Nivel 1

Enseñanza básica

investigación

TMA

Ninguno:

trabajo en mesa de laboratorio al descubierto.

2

Basico Nivel 2

Servicio de

atención primaria,

diagnostico investigacion

TMA y ropa protectora,señal de riesgo biologico

Trabajo en mesa al descubierto.

CSB por posibles

aerosoles

3

Contención Nivel 3

Diagnóstico     especial,         investigación

Prácticas de nivel 2

más ropa

especial, acceso controlado y flujo direccional   del aire

CSB además de otros medios de contención primaria para todas las actividades

4

Contención                   máxima                     Nivel 4

Unidades de       patógenos   peligrosos

Prácticas de nivel 3más cámara de   entrada con cierre con     hermético, salida con ducha

y eliminación especial de residuos

CSB de clase III o trajes presurizados junto CSB de clase II, autoclave de doble puerta (a través de la pared), aire filtrado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las designaciones del nivel de bioseguridad se basan en una combinación de las características de diseño, construcción, medios de contención, equipo, prácticas y procedimientos de operación necesarios para trabajar con agentes patógenos de los distintos grupos de riesgo.

CLASIFICACIÓN DE MICROORGANISMOS TENIENDO EN CUENTA LOS DIFERENTES FACTORES DE RIESGOS

1. La patogenicidad del microorganismo;

2. El modo de transmisión y la gama de huéspedes del microorganismo. Estos dos factores pueden depender de los niveles de inmunidad existentes en la población local, la densidad y los movimientos de la población de huéspedes, la presencia de vectores apropiados y el nivel de higiene ambiental.

3. La disponibilidad local de medidas preventivas eficaces, entre las que cabe citar la profilaxis mediante la administración de antisueros (inmunización pasiva) o vacunas; las medidas de higiene (higiene de los alimentos y del agua, por ejemplo), y la lucha contra los reservorios animales o los artrópodos vectores.

4. La disponibilidad local de tratamientos eficaces, que comprende la inmunización pasiva, la vacunación posexposición y la administración de antimicrobianos, antivíricos y quimioterapia, y debe tener en cuenta la posibilidad de que aparezcan cepas farmacorresistentes.

EVALUACIÓN DEL RIESGO MICROBIOLÓGICO

El pilar de la práctica de la bioseguridad es la evaluación del riesgo. Aunque existen muchas herramientas para ayudar a evaluar el riesgo que comporta un procedimiento o un experimento determinado, el componente más importante es el juicio profesional.

Las evaluaciones del riesgo deben ser efectuadas por las personas que mejor conozcan las características peculiares de los organismos con los que se va a trabajar, el equipo y los procedimientos que van a emplearse, los modelos animales que pueden utilizarse y el equipo y los medios de contención disponibles.

El director o investigador principal del laboratorio es el responsable de asegurar que se realicen de modo oportuno las evaluaciones del riesgo más apropiadas y de colaborar estrechamente con el comité de seguridad y el personal de bioseguridad de la institución con el fin de velar por que se disponga del equipo y los medios apropiados para el trabajo que está previsto llevar a cabo. Una vez terminadas, las evaluaciones del riesgo deben ser consultadas periódicamente y revisadas cada vez que sea preciso, teniendo en cuenta la obtención de nuevos datos que tengan alguna influencia en el grado de riesgo y toda nueva información pertinente que aparezca en las publicaciones científicas.

Otros factores que hay que tener en cuenta, según se proceda, son los siguientes:

1. La patogenicidad del agente y la dosis infectiva.

2. El resultado potencial de la exposición.

3. La vía natural de infección.

4. Otras vías de infección, derivadas de manipulaciones en el laboratorio (parenteral, aérea, por ingestión).

5. La estabilidad del agente en el ambiente.

6. La concentración del agente y el volumen del material concentrado que va a

manipularse.

7. La presencia de un huésped apropiado (personas o animales).

8. La información disponible procedente de estudios en animales y de notificaciones de infecciones adquiridas en el laboratorio o de informes clínicos.

9. La actividad prevista en el laboratorio (tratamiento con ultrasonidos, producción de aerosoles, centrifugación, entre otras).

10. Toda manipulación genética del microorganismo que pueda ampliar su gama de huéspedes o su sensibilidad a los regímenes terapéuticos eficaces conocidos

11. Disponibilidad local de intervenciones profilácticas o terapéuticas eficaces.

Sobre la base de la información obtenida durante la evaluación de riesgos, se podrá asignar un nivel de bioseguridad al trabajo previsto, seleccionar el equipo de protección apropiado para el personal, y elaborar procedimientos normalizados de trabajo que incorporen otras intervenciones de seguridad con el fin de velar por la máxima seguridad en la realización del trabajo.

Todos los laboratorios de diagnóstico y de atención de salud (de salud pública, clínicos o de hospital) deben estar diseñados para cumplir, como mínimo, los requisitos del nivel de bioseguridad 2. Dado que ningún laboratorio puede ejercer un control absoluto sobre las muestras que recibe, el personal puede verse expuesto a organismos de grupos de riesgo más altos de lo previsto. Esa posibilidad debe tenerse presente en la elaboración de los planes y las políticas de seguridad.

Las directrices para laboratorios básicos – niveles de bioseguridad 1 y 2 son fundamentales para todo tipo de laboratorios.

Las directrices para los laboratorios de contención – nivel de bioseguridad3 y los laboratorios de contención máxima – nivel de bioseguridad 4 que se ofrecen son modificaciones y adiciones a estas directrices y están concebidas para trabajar con los agentes patógenos más peligrosos (de mayor riesgo).

CÓDIGO DE PRÁCTICAS

Este código es una enumeración de las prácticas y los procedimientos de laboratorio esenciales que constituyen la base de las técnicas microbiológicas apropiadas. En muchos laboratorios y programas nacionales, este código puede utilizarse para elaborar una guía escrita de prácticas y procedimientos para el trabajo de laboratorio en condiciones de seguridad.

Cada laboratorio debe adoptar un manual de seguridad o de trabajo en el que se identifiquen los riesgos conocidos y potenciales y se especifiquen las prácticas y los procedimientos encaminados a eliminar o reducir al mínimo esos riesgos.

Las técnicas microbiológicas apropiadas son fundamentales para la seguridad en el laboratorio y no pueden sustituirse por equipo de laboratorio especializado, que no pasa de ser un complemento. A continuación se exponen los conceptos más importantes.

Acceso

1. El símbolo y signo internacional de peligro biológico deberá colocarse en las puertas de los locales donde se manipulen microorganismos del grupo de riesgo 2 o superior.

cap18-fig01

2. Sólo podrá entrar en las zonas de trabajo del laboratorio el personal autorizado.

3. Las puertas del laboratorio se mantendrán cerradas.

4. No se autorizará ni permitirá la entrada de niños en las zonas de trabajo del

laboratorio.

5. El acceso a los locales que alberguen animales habrá de autorizarse especialmente.

6. No se permitirá el acceso al laboratorio de animales que no sean objeto del trabajo del laboratorio.

Protección personal

  1. Se usarán en todo momento, batas o uniformes especiales para el trabajo
  2. Se usarán guantes protectores apropiados para todos los procedimientos que puedan entrañar contacto directo o accidental con sangre, líquidos corporales y otros materiales potencialmente infecciosos o animales infectados.
Una vez utilizados, los guantes se retirarán de forma aséptica y a continuación se lavarán las manos.

3. El personal deberá lavarse las manos después de manipular materiales y animales infecciosos, así como antes de abandonar las zonas de trabajo del laboratorio.

4. Se usarán gafas de seguridad, viseras u otros dispositivos de protección cuando sea necesario proteger los ojos y el rostro de salpicaduras, impactos y fuentes de radiación ultravioleta artificial.

5. Estará prohibido usar las prendas protectoras fuera del laboratorio, por ejemplo en cantinas, cafeterías, oficinas, bibliotecas, salas para el personal y baños.

6. No se usará calzado sin puntera.

7. En las zonas de trabajo estará prohibido comer, beber, fumar, aplicar cosméticos o manipular lentes de contacto.

8. Estará prohibido almacenar alimentos o bebidas para consumo humano en las zonas de trabajo del laboratorio.

9. La ropa protectora de laboratorio no se guardará en los mismos armarios o taquillas que la ropa de calle.

Procedimientos

1. Estará estrictamente prohibido pipetear con la boca.

2. No se colocará ningún material en la boca ni se pasará la lengua por las etiqueta

3. Todos los procedimientos técnicos se practicarán de manera que se reduzca al mínimo la formación de aerosoles y gotículas.

4. Se limitará el uso de jeringuillas y agujas hipodérmicas, que no se utilizarán en lugar de dispositivos de pipeteo ni con ningún fin distinto de las inyecciones por vía parenteral o la aspiración de líquidos de los animales de laboratorio.

5. Todos los derrames, accidentes y exposiciones reales o potenciales a materiales infecciosos se comunicarán al supervisor del laboratorio. Se mantendrá un registro escrito de esos accidentes e incidentes.

6. Se elaborará y seguirá un procedimiento escrito para la limpieza de todos los derrames.

7. Los líquidos contaminados deberán descontaminarse (por medios químicos o físicos) antes de eliminarlos por el colector de saneamiento. Puede ser necesario un sistema de tratamiento de efluentes, según lo que indique la evaluación de riesgos del agente con el que se esté trabajando.

8. Los documentos escritos que hayan de salir del laboratorio se protegerán de la contaminación mientras se encuentren en éste.

Zonas de trabajo del laboratorio

1. El laboratorio se mantendrá ordenado, limpio y libre de materiales no relacionados con el trabajo.

2. Las superficies de trabajo se descontaminarán después de todo derrame de material potencialmente peligroso y al final de cada jornada de trabajo.

3. Todos los materiales, muestras y cultivos contaminados deberán ser descontaminados antes de eliminarlos o de limpiarlos para volverlos a utilizar.

4. El embalaje y el transporte de material deberán seguir la reglamentación nacional o internacional aplicable.

5. Las ventanas que puedan abrirse estarán equipadas con rejillas que impidan el paso de artrópodos.

Gestión de la bioseguridad

1. Incumbirá al director del laboratorio (la persona que tiene responsabilidad inmediata respecto del laboratorio) garantizar la elaboración y la adopción de un plan de gestión de la bioseguridad y de un manual de seguridad o de operación.

2. El jefe del laboratorio (que dependerá del Jefe de Departamento) velará por que se proporcione capacitación periódica en materia de seguridad en el laboratorio.

3. Se informará al personal de los riesgos especiales y se le exigirá que lea manual de seguridad o de trabajo y siga las prácticas y los procedimientos normalizados.

El Jefe del laboratorio se asegurará de que todo el personal los comprenda debidamente. En el laboratorio estará disponible una copia del manual de seguridad o de trabajo.

4. Habrá un programa de lucha contra los artrópodos y los roedores.

5. Se ofrecerá a todo el personal en caso de necesidad un servicio apropiado de evaluación, vigilancia y tratamiento médico, y se mantendrán los debidos registros médicos.

Diseño e instalaciones del laboratorio

Al diseñar el laboratorio y asignarle determinados tipos de trabajo, se prestará especial atención a aquellas condiciones que se sepa que plantean problemas de seguridad.

Entre ellas figuran:

1. La formación de aerosoles.

2. El trabajo con grandes cantidades o altas concentraciones de microorganismos.

3. El exceso de personal o de material.

4. La infestación por roedores y artrópodos.

5. El mobiliario debe ser robusto y debe quedar espacio entre mesas, armarios y otros muebles, así como debajo de los mismos, a fin de facilitar la limpieza.

6. Habrá espacio suficiente para guardar los artículos de uso inmediato, evitando así su acumulación desordenada sobre las mesas de trabajo y en los pasillos. También debe preverse espacio para el almacenamiento a largo plazo, convenientemente situado fuera de las zonas de trabajo.

7. Se preverán espacio e instalaciones para la manipulación y el almacenamiento seguros de disolventes, material radiactivo y gases comprimidos y licuados.

8. Los locales para guardar la ropa de calle y los objetos personales se encontrarán fuera de las zonas de trabajo del laboratorio.

9. Los locales para comer y beber y para descansar se dispondrán fuera de las zonas de trabajo del laboratorio.

10. En cada sala del laboratorio habrá lavabos, a ser posible con agua corriente, instalados de preferencia cerca de la salida.

11. Las puertas estarán debidamente protegidas contra el fuego; de preferencia se cerrarán automáticamente.

12. En el nivel de bioseguridad 2 se dispondrá de una autoclave u otro medio de descontaminación debidamente próximo al laboratorio.

13. Los sistemas de seguridad deben comprender medios de protección contra incendios y emergencias eléctricas, así como duchas para casos de urgencia y medios para el lavado de los ojos.

14. Hay que prever locales o salas de primeros auxilios, convenientemente equipados y fácilmente accesibles.

15. Cuando se planifique una nueva instalación, habrá que prever un sistema mecánico de ventilación que introduzca aire del exterior sin recirculación. Cuando no se disponga de ventilación mecánica, las ventanas deberán poder abrirse y, a ser posible, estarán provistas de mosquiteras.

16. Es indispensable contar con un suministro regular de agua de buena calidad. No debe haber ninguna conexión entre las conducciones de agua destinada al laboratorio y las del agua de bebida. El sistema de abastecimiento público de agua estará protegido contra el reflujo por un dispositivo adecuado.

17. Debe disponerse de un suministro de electricidad seguro y de suficiente capacidad, así como de un sistema de iluminación de emergencia que permita salir del laboratorio en condiciones de seguridad. Conviene contar con un grupo electrógeno de reserva para alimentar el equipo esencial (estufas, CSB, congeladores, entre otros), así como para la ventilación de las jaulas de los animales.

18. Es esencial un suministro fiable y adecuado de gas. La instalación debe ser objeto del debido mantenimiento.

19. Tanto los laboratorios como los locales destinados a los animales son a veces objeto de actos de vandalismo. Hay que prever sistemas de protección física y contra incendios. Cabe mejorar la seguridad reforzando las puertas, protegiendo las ventanas y limitando el número de llaves en circulación. Se podrán estudiar y aplicar otras medidas, según proceda, para incrementar la seguridad

Material de laboratorio

Junto con los procedimientos y prácticas correctos, el uso de material de seguridad ayudará a reducir los riesgos cuando se trabaje con agentes biológicos que entrañen peligro. En la presente sección se exponen los principios fundamentales relacionados con el material apropiado para los laboratorios de todos los niveles de bioseguridad.

Tras consultar con el funcionario de bioseguridad y el comité de seguridad (en caso de que se haya designado), el Jefe del laboratorio debe velar por que el material sea apropiado y se utilice debidamente. Para elegir el material de laboratorio habrá que cerciorarse de que responda a los siguientes principios generales:

LABORATORIOS BÁSICOS – NIVELES DE BIOSEGURIDAD 1 Y 2

1. Que su diseño permita limitar o evitar los contactos entre el trabajador y el material infeccioso.

2. Que esté construido con materiales impermeables a los líquidos, resistentes a la corrosión y acordes con las normas de resistencia estructural.

3. Que carezca de rebabas, bordes cortantes y partes móviles sin proteger.

4. Que esté diseñado, construido e instalado con miras a simplificar su manejo y conservación, así como a facilitar la limpieza, la descontaminación y las pruebas de certificación; siempre que se pueda, se evitará el material de vidrio y otro material rompible.

Para cerciorarse de que el material posee las características de seguridad requeridas quizá sea necesario consultar sus especificaciones detalladas de funcionamiento y construcción.

Material de bioseguridad indispensable

1. Set de micopipetas automáticas para evitar que se pipetee con la boca. Existen muchos modelos diferentes.

2. CSB, que se utilizarán en los siguientes casos:

— Siempre que se manipule material infeccioso; ese material puede ser centrifugado en el laboratorio ordinario si se utilizan vasos de centrifugadora con tapas herméticas de seguridad y si éstos se cargan y descargan en una CSB;

— Cuando haya un alto riesgo de infección transmitida por vía aérea.

— Cuando se utilicen procedimientos con grandes posibilidades de producir aerosoles, como la centrifugación, trituración, homogeneización, agitaciones o mezcla vigorosa, desintegración ultrasónica, apertura de envases de materiales infecciosos cuya presión interna pueda diferir de la presión ambiental, inoculación intranasal a animales y recolección de tejidos infecciosos de animales y huevos.

3. Asas de siembra de plástico desechables. También pueden utilizarse incineradores eléctricos de asas dentro de la CSB para reducir la formación de aerosoles.

4. Frascos y tubos con tapón de rosca.

5. Autoclaves u otros medios apropiados para esterilizar el material contaminado.

6. Pipetas de Pasteur de plástico desechables, cuando estén disponibles, en sustitución del vidrio.

7. Los aparatos como las autoclaves y las CSB deben ser validados con métodos apropiados antes de usarlos. A intervalos periódicos deben ser nuevamente certificados, de acuerdo con las instrucciones del fabricante

 

Vigilancia médica y sanitaria

 

La entidad que emplea al personal del laboratorio tiene la obligación de cerciorarse, por medio del director de éste, de que la salud de dicho personal esté sometida a la debida vigilancia.

 

El objetivo de esa vigilancia es detectar posibles enfermedades contraídas durante el trabajo. Entre las actividades apropiadas para alcanzar ese objetivo figuran las siguientes:

 

1. Proporcionar inmunización activa o pasiva cuando esté indicada

 

2. Facilitar la detección temprana de infecciones adquiridas en el laboratorio.

 

3. Excluir a las personas muy susceptibles (por ejemplo, embarazadas o personas

 

inmunodeficientes) de las tareas de laboratorio que entrañen mucho riesgo.

 

4. Proporcionar material y procedimientos eficaces de protección personal.

 

Normas para la vigilancia de los trabajadores que manipulan microorganismos en el

 

Nivel de bioseguridad 1

 

La experiencia indica que estos microorganismos tienen pocas probabilidades de provocar enfermedades humanas o enfermedades animales de importancia veterinaria.

 

No obstante, lo ideal es someter a todo el personal a un reconocimiento médico previo a la contratación en el que se anoten los antecedentes médicos de cada persona.

 

Conviene que se notifiquen rápidamente las enfermedades o accidentes de laboratorio y que todos los miembros del personal comprendan la importancia de aplicar técnicas microbiológicas apropiadas.

 

Normas para la vigilancia de los trabajadores que manipulan microorganismos en el

 

Nivel de bioseguridad 2

 

1. El reconocimiento médico previo al empleo o a la asignación de un puesto es indispensable. Debe registrarse el historial médico de la persona y realizar una evaluación de la salud ocupacional para los fines del laboratorio.

 

2. El director del laboratorio debe mantener un registro de enfermedades y bajas laborales.

 

3. Las mujeres en edad fecunda deberán ser informadas de los riesgos que supone para el feto la exposición profesional a ciertos microorganismos, como el virus de la rubéola.

 

Las medidas concretas que se adopten para proteger al feto depende de los microorganismos a los que pueda estar expuesta la mujer.

 

Procedimientos de manipulación y eliminación de material y desechos contaminados

 

Deberá adoptarse un sistema de identificación y separación del material infeccioso y sus recipientes. Se seguirán las normas nacionales e internacionales y se tendrán en cuenta las siguientes categorías:

 

1. Desechos no contaminados (no infecciosos) que puedan reutilizarse o reciclarse o eliminarse como si fueran «basura» en general.

 

2. Objetos cortantes y punzantes contaminados (infecciosos): agujas hipodérmicas, bisturís, cuchillas, vidrio roto; se recogerán siempre en recipientes a prueba de perforación dotados de tapaderas y serán tratados como material infeccioso.

 

3. Material contaminado destinado al tratamiento en autoclave que después pueda lavarse y volverse a utilizar o reciclarse.

 

4. Material contaminado destinado al tratamiento en autoclave y a la eliminación.

 

5. Material contaminado destinado a la incineración directa.

 

Objetos cortantes y punzantes

 

Las agujas hipodérmicas no se deben volver a tapar, cortar ni retirar de las jeringuillas desechables después de utilizarlas. El conjunto completo debe colocarse en un recipiente de eliminación específico. Las jeringuillas desechables, utilizadas con o sin aguja, se introducirán en recipientes de eliminación apropiados y se incinerarán, esterilizándolas previamente en autoclave si fuera necesario.

 

Los recipientes de eliminación de objetos cortantes y punzantes serán resistentes a la perforación y no se llenarán por completo. Cuando estén llenos en sus tres cuartas partes se colocarán en un recipiente de «desechos infecciosos» y se incinerarán, esterilizándolos primero en autoclave si la práctica del laboratorio lo exige. Los recipientes de eliminación de objetos cortantes y punzantes no se desecharán en vertederos.

 

Material contaminado (potencialmente infeccioso) para ser tratado enautoclave y reutilizado

 

No se efectuará limpieza alguna de ningún material contaminado (potencialmente infeccioso) que vaya a ser tratado en autoclave y reutilizado. Cualquier limpieza o reparación que se revele necesaria se realizará siempre después del paso por la autoclave o la desinfección.

 

Material contaminado (potencialmente infeccioso) para ser eliminado

 

Aparte de los objetos cortantes y punzantes mencionados más arriba, todo el material contaminado (potencialmente infeccioso) debe ser introducido en recipientes impermeables (por ejemplo en bolsas de plástico que resistan el tratamiento en autoclave marcadas con un código de color) y tratado en autoclave antes de proceder a su eliminación. Después de pasar por la autoclave, el material puede colocarse en recipientes apropiados para ser transportado al incinerador. Si es posible, el material procedente de actividades relacionadas con la atención sanitaria no debe desecharse en vertederos, ni siquiera después de haber sido descontaminado.

 

Diseño e instalaciones del laboratorio bioseguridad 1 y 2

 

Las directrices sobre diseño e instalaciones del laboratorio correspondientes a los laboratorios básicos – niveles de bioseguridad 1 y 2 se aplican también en este caso, con las siguientes modificaciones:

 

1. El laboratorio debe estar separado de las zonas del edificio por las que se puede circular sin restricciones. Puede conseguirse una separación suplementaria habilitando el laboratorio al fondo de un pasillo o instalando un tabique con puerta o un sistema de acceso que delimite un pequeño vestíbulo (por ejemplo, entrada de doble puerta o laboratorio básico – nivel de bioseguridad 2) destinado a mantener la diferencia de presiones entre el laboratorio y el espacio adyacente. El vestíbulo debe contar con una zona para separar la ropa limpia de la sucia, y también puede ser necesaria una ducha.

 

2. Las dobles puertas de acceso al laboratorio deben ser de cierre automático y disponer de un mecanismo de interbloqueo, de modo que sólo una de ellas esté abierta al mismo tiempo. Para uso en caso de emergencia es posible colocar una mampara que se pueda romper.

 

3. Las superficies de las paredes, suelos y techos deben ser impermeables y fáciles de limpiar. Todas las aberturas existentes en esas superficies (por ejemplo, para tuberías de servicio) deben estar obturadas para facilitar la descontaminación de los locales.

 

4. La sala del laboratorio debe poderse precintar para proceder a su descontaminación.

 

Los sistemas de conducción de aire han de estar construidos de modo que sea factible la descontaminación con gases.

 

5. Las ventanas deben estar cerradas herméticamente y llevar cristales resistentes a la rotura.

 

6. En las inmediaciones de todas las puertas de salida del laboratorio habrá un lavabo que no necesite ser accionado con la mano.

 

7. Debe haber un sistema de ventilación que establezca un flujo direccional hacia el laboratorio. Se instalará un dispositivo de vigilancia visual, con o sin alarma, para que el personal pueda comprobar en todo momento que la corriente de aire circula en el sentido deseado.

 

8. El sistema de ventilación del edificio debe estar construido de modo que el aire del laboratorio de contención – nivel de bioseguridad 3 no se dirija a otras zonas

 

AGENTES INFECCIOSOS Y NIVEL DE BIOSEGURIDAD

Agentes Bacterianos

Bacillus anthracis

Cualquier trabajo que se realice con B. Anthracis exige consideraciones especiales de seguridad debido a su posible uso con fines de terrorismo biológico.

Los animales infectados natural y experimentalmente presentan un riesgo potencial para el personal encargado del cuidado del laboratorio y de los animales.

Riesgos de laboratorio: El agente se puede encontrar en la sangre, en la piel, en exudados de lesiones, en el fluido cerebroespinal, en el fluido pleural, en el esputo y, raramente, en la orina y heces. Los principales riesgos para el personal del laboratorio son el contacto directo e indirecto de la piel intacta o dañada con cultivos y superficies contaminadas del laboratorio, inoculación parenteral accidental y, raramente, exposición a aerosoles infecciosos.

Precauciones Recomendadas: Para las actividades en las que se utilizan materiales clínicos y cantidades de diagnóstico de cultivos infecciosos se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones correspondientes al Nivel de Bioseguridad 2.

Bordetella pertussis

No se han informado infecciones de laboratorio que resulten de la manipulación de especimenes clínicos o cepas puras.

Riesgos de laboratorioEl agente se puede presentar en secreciones respiratorias, pero no se encuentra en sangre ni en tejido. Ya que la forma de transmisión natural es por la vía respiratoria, el mayor peligro potencial es la generación de aerosoles durante la manipulación de cultivos o de suspensiones concentradas del organismo.

Precauciones Recomendadas: Para las actividades que implican uso o manipulación de materiales o cultivos infecciosos o potencialmente infecciosos, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones correspondientes a Nivel de Bioseguridad 2.

Brucella (B. abortus, B. canis, B. melitensis, B. suis)

La brucelosis sigue siendo la infección bacteriana de laboratorio más comúnmente informada. La hipersensibilidad a los antígenos de Brucella también representa un peligro para el personal de laboratorio. Los casos que se han producido ocasionalmente han sido atribuidos a la exposición a animales experimental y naturalmente infectados, o a sus tejidos.

Riesgos de laboratorioEl agente puede estar en sangre, en el fluido cerebroespinal, en el semen y, a veces, en la orina. La mayoría de los casos de laboratorio se han producido en instalaciones de investigación y se debieron a la exposición a organismos de Brucella cultivados en grandes cantidades. También se han producido casos en el ámbito del laboratorio clínico por aspirar cultivos bacteriológicos.

En estos casos, generalmente, ha habido contacto directo de la piel con los cultivos o con especimenes clínicos infecciosos de animales (por ejemplo, sangre, descargas uterinas).

Los aerosoles generados durante los procedimientos de laboratorio han provocado grandes brotes. El pipeteo con la boca, las inoculaciones parenterales accidentales y los aerosoles hacia los ojos, nariz y boca también han provocado infecciones.

Precauciones Recomendadas:Para las actividades con especimenes clínicos de origen humano o animal que contienen o que puedan contener Brucellaspp. patogénica, se recomienda el Nivel de Bioseguridad 2. Para todas las manipulaciones de cultivos de Brucella spp. patogénica incluidos en este resumen y para estudios experimentales con animales, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 3.

Chlamydia psittaci, C. pneumoniae, C. Trachomatis

El contacto conlos aerosoles infecciosos y la exposición a los mismos durante la manipulación, elcuidado o la necropsia de pájaros infectados natural o experimentalmente son lasprincipales fuentes de psitacosis de laboratorio. Los ratones y huevos infectadosson fuentes menos importantes de C. psittaci.

Riesgos de laboratorio: C. psittacipuede estar presente en tejidos, heces, secreciones nasales y sangre de pájaros infectados, y en la sangre, el esputo y los tejidos de humanos infectados. C. trachomatis puede estar presente en los fluidos genitales, del bubón y de las conjuntivas de humanos infectados. La exposición a aerosoles y gotitas infecciosas, generados durante la manipulación de pájaros y tejidos infectados, son los principales riesgos a los que se expone el personal de laboratorio que trabaja con psitacosis. Los principales riesgos de laboratorio del C. trachomatis son la inoculación parenteral accidental y la exposición directa e indirecta de las membranas mucosas de los ojos, nariz y boca a los fluidos genitales del bubón, o de las conjuntivas, a los materiales del cultivo celular y a los fluidos de huevos infectados. Los aerosoles infecciosos también pueden representar una posible fuente de infección. Precauciones Recomendadas: Para las actividades que involucran la necropsia de pájaros infectados y el examen de diagnóstico de tejidos o cultivos infectados o potencialmente infectados con C. psittaci C. Trachomatis, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Si se humedecen las plumas de pájaros infectados con un detergente desinfectante antes de la necropsia, se puede reducir sensiblemente el riesgo de producción de aerosoles de heces y de secreciones nasales infectadas en las plumas y superficies externas del pájaro.

Para el personal que trabaja con pájaros infectados natural o experimentalmente, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones y protección respiratoria del Nivel de Bioseguridad Animal 2. Para la necropsia de pájaros y ratones, para la apertura de huevos inoculados y cuando existe la posibilidad de contacto directo de la piel con tejidos infectados, fluidos del bubón y otros materiales clínicos, se recomienda el uso de guantes. Para las actividades con un alto potencial de producción de gotitas o aerosol y para actividades que involucren grandes cantidades o concentraciones de material infeccioso, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 3.

Clostridium botulinum

Si bien hay un solo informe de botulismo asociado con la manipulación del agente o toxina en el laboratorio, las consecuencias de dichas intoxicaciones igualmente deben ser consideradas bastante graves.

El trabajo con cultivos de C. botulinum requiere consideraciones especiales de seguridad debido a su uso potencial con fines de terrorismo biológico.

Riesgos de laboratorio: El C. botulinum o su toxina pueden estar presentes en varios alimentos, materiales clínicos (suero, heces) y en muestras ambientales (suelo,agua de superficie).

La exposición a la toxina del C. botulinum es el principal riesgo de laboratorio. La toxina se puede absorber después de la ingestión o después del contacto con la piel, ojos o membranas mucosas, incluyendo el tracto respiratorio.

La inoculación parenteral accidental también puede representar una significativa exposición a la toxina. Los caldos de cultivo en condiciones de producción óptima de toxina pueden contener 2×106 LD50 para el ratón por ml.

Precauciones RecomendadasPara todas las actividades con materiales que contienen o que puedan contener la toxina se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2.

Clostridium tetani

Si bien el riesgo de infección del personal de laboratorio es insignificante, se han registrado cinco incidentes relacionados con la exposición del personal durante la manipulación de la toxinariesgos de laboratorio:La inoculación parenteral accidental y la ingestión de la toxina son los principales riesgos para el personal de laboratorio. Debido a que es incierto si la toxina del tétanos se puede absorber o no a través de las membranas mucosas, no se han esclarecido los riesgos relacionados con aerosoles y gotitas.

Precauciones Recomendadas:Para las actividades que implican la manipulación de cultivos o toxina, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2.

Corynebacterium diphtheriae

Riesgos de laboratorio:El agente puede estar presente en exudados o secreciones de la nariz, garganta (amígdala), faringe, laringe, heridas, en la sangre y en lapiel.

Los principales riesgos de laboratorio son la inhalación, la inoculación parenteral accidental y la ingestión.

Precauciones RecomendadasPara todas las actividades en las que se utilizan materiales clínicos o cultivos infectados o potencialmente infectados, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Para los estudios que utilizan animales de laboratorio infectados, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad Animal 2

Escherichia coli (Organismos que producen citotoxinas (VTEC/SLT)

Las cepas de Escherichia coli (cepas enterohemorrágicas) que producen citotoxinas (VTEC/SLT) constituyen un peligro probado para el personal de laboratorio

Riesgos de laboratorio: La E. coli enterohemorrágica generalmente se aísla de las heces. Varios alimentos contaminados con los organismos pueden servir como vehículos de dispersión, entre los que se incluye la carne cruda y los productos lácteos no pasteurizados. Raramente, se la encuentra en la sangre de humanos o animales infectados. La ingestión es el principal riesgo de laboratorio. No se conoce la importancia de la exposición al aerosol.

Francisella tularensis

El trabajo con cultivos de F. tularensis exige consideraciones especiales de seguridad, debido a su posible uso con fines de terrorismo biológico.

Riesgos de laboratorio:El agente puede estar presente en exudados de lesiones, en secreciones respiratorias, en fluido cerebroespinal, en la sangre, en la orina, en tejidos de animales infectados y en fluidos de artrópodos infectados. El contacto directo de la piel o de las membranas mucosas con materiales infecciosos, la inoculación parenteral accidental, la ingestión y la exposición a aerosoles y a gotitas infecciosas han provocado infección. La infección se ha asociado más comúnmente con cultivos que con materiales clínicos y animales infectados. La dosis infecciosa en el 25% al 50% de los humanos es de aproximadamente 10 organismos por la vía respiratoria.

Precauciones RecomendadasPara las actividades donde se utilizan materiales clínicos de origen humano o animal que contienen o que puedan contener Francisella tularensis, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Para todas las manipulaciones de cultivos y para estudios experimentales con animales, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 3 y del Nivel de Bioseguridad Animal 3, respectivamente.

Nota: Está disponible una vacuna contra F. tularensis y debe ser tenida en cuenta para el personal que trabaja con materiales infecciosos o con roedores infectados.

Mycobacterium leprae

Se ha informado la transmisión de lepra entre humanos por vía parenteral a causa pinchazo accidental y también después de usar una aguja para tatuaje presuntamente contaminada. No se han informado casos como resultado de trabajar en un laboratorio con biopsias o con otros materiales clínicos de origen humano o animal.

Riesgos de laboratorioEl agente infeccioso se puede presentar en tejidos y en exudados de lesiones de humanos infectados y de animales infectados natural o experimentalmente. El contacto directo de la piel y de las membranas mucosas con materiales infecciosos y la inoculación parenteral accidental son los principales riesgos

Mycobacterium tuberculosis, M. bovis

Las infecciones con Mycobacterium tuberculosis y M. bovis (incluida la BCG) constituyen un peligro para el personal de laboratorio, así como para otras personas que puedan estar expuestas a aerosoles infecciosos en el laboratorio. Se ha informado que la incidencia de tuberculosis en el personal de laboratorio que trabaja con M. tuberculosis es tres veces mayor que la de quienes no trabajan con el agente.

Riesgos de laboratorioLos bacilos de tuberculosis pueden presentarse en el esputo, en los fluidos de lavaje gástrico, en el fluido cerebroespinal, en la orina y en lesiones de varios tejidos. El peligro más importante que se encuentra es la exposición a aerosoles generados en el laboratorio. Los bacilos de tubérculos pueden sobrevivir en especimenes fijados con calor y se pueden aerosolizar en la preparación de secciones congeladas y durante la manipulación de cultivos líquidos. Debido a la baja dosis infecciosa de M. tuberculosisen humanos (es decir, ID50 <10 bacilos) y, en algunos laboratorios, a la alta tasa de aislamiento de organismos acidorresistentes de especimenes clínicos (>10%), los esputos y otros especimenes clínicos de casos de tuberculosis sospechada o conocida deben considerarse potencialmente infecciosos y

deben ser manipulados con la precaución correspondiente.

Precauciones RecomendadasPara las manipulaciones de especimenes clínicos donde no donde no hay aerosoles, como la preparación de especimenes acidorresistentes, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Todas las actividades que generen aerosoles deben realizarse en un Gabinete de Seguridad Biológica Clase I o II. La licuación y la concentración de esputos para la coloración de acidorresistencia también se pueden realizar en forma segura en la mesada, tratando previamente el espécimen (en un Gabinete de Seguridad Clase I o II) con un volumen equivalente al 5% de solución de hipoclorito de sodio (blanqueador doméstico no diluido) y esperando 15 minutos antes del centrifugado.

Neisseria gonorrhoeae

Riesgos de laboratorio:El agente puede estar presente en los exudadosconjuntivales, uretrales y cervicales, en el fluido sinovial, en la orina, heces y fluido cerebroespinal. Los principales riesgos de laboratorio conocidos son la inoculación parenteral accidental y el contacto directo o indirecto de las membranas mucosas con materiales clínicos infectados. No se ha determinado la importancia de los aerosoles.

Precauciones RecomendadasPara todas las actividades que implican el uso o manipulación de materiales o cultivos clínicos, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Se deberá utilizar guantes para manipular animales infectados de laboratorio y cuando exista la posibilidad de contacto directo de la piel con materiales infectados. Para la producción de aerosol o gotitas y para las actividades que involucran cantidades de producción o concentraciones de materiales infecciosos, se pueden indicar precauciones adicionales primarias de contención para el personal, como las que se describen en el Nivel de Bioseguridad 3

Neisseria meningitidis

Riesgos de laboratorio: El agente puede estar presente en los exudados faríngeos,en el fluido cerebroespinal, en la sangre y en la saliva. Los principales riesgos para elpersonal del laboratorio son la inoculación parenteral, la exposición a las gotitas de lasmembranas mucosas, el aerosol infeccioso y la ingestión.

Precauciones Recomendadas: Para todas las actividades en las que se utilizan fluidos corporales, tejidos y cultivos infecciosos o potencialmente infecciosos, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Para las actividades que tienen gran posibilidad de que se produzcan gotitas o aerosol y para las actividades que involucran cantidades de producción o concentraciones de materiales infecciosos, se pueden indicar precauciones adicionales primarias de contención y para el personal, como las que se describen en el Nivel de Bioseguridad 3.

Salmonella – todos los serotipos salvo Typhi

La salmonelosis es un peligro documentado para el personal del laboratorio

Riesgos de laboratorio: El agente puede estar presente en las heces, en la sangre, en la orina y en los alimentos, en el forraje y en los materiales ambientales. Los principales riesgos de laboratorio son la ingestión y la inoculación parenteral. No se conoce la importancia de la exposición al aerosol. Los animales infectados natural o experimentalmente son una fuente potencial de infección para el personal del laboratorio y para el personal encargado del cuidado de los animales, y para los demás animales.

Precauciones Recomendadas: Para las actividades que implican la manipulación de materiales y de cultivos clínicos que contienen o que puedan contener los agentes se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Para las actividades con animales infectados natural o experimentalmente, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad Animal 2.

Salmonella typhi

La fiebre tifoidea es un peligro demostrado para el personal del Laboratorio

Riesgos de laboratorio: El agente puede estar presente en las heces, en la sangre, en la vesícula biliar (bilis) y en la orina. Los únicos receptores conocidos de la infección son los humanos. Los principales riesgos de laboratorio son la ingestión y la inoculación parenteral del organismo. No se conoce la importancia de la exposición al aerosol.

Precauciones Recomendadas: Para todas las actividades en las que se utilizan materiales y cultivos clínicos infecciosos o potencialmente infecciosos, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2.

Para las actividades que puedan generar aerosoles o para actividades en las que se utilizan cantidades de producción de organismos, se recomiendan las prácticas y los procedimientos del Nivel de Bioseguridad 3.

Shigella spp.

La shigellosis es un peligro demostrado para el personal de laboratorio.

Riesgos de laboratorio: El agente puede estar presente en las heces y, rara vez, en la sangre de humanos o de animales infectados. Los principales riesgos de laboratorio son la ingestión y la inoculación parenteral del agente. La dosis infecciosa oral al 25%- 50% de S. flexneri para humanos es de aproximadamente 200 organismos. No se conoce la importancia de la exposición al aerosol.

Precauciones Recomendadas: Para todas las actividades en las que se utilizan materiales o cultivos clínicos infecciosos o potencialmente infecciosos, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2.

Treponema pallidum

La sífilis es un peligro documentado para el personal de laboratorio que manipula o recolecta material clínico de lesiones cutáneas.

Riesgos de laboratorio: El agente puede estar presente en materiales recolectados de lesiones primarias y secundarias cutáneas y de las mucosas, y en la sangre. Los principales riesgos para el personal de laboratorio son la inoculación parenteral accidental, el contacto de las membranas mucosas o de piel lesionada con materiales clínicos infecciosos y, posiblemente, con aerosoles infecciosos.

Precauciones Recomendadas: Para todas las actividades que implican el uso o manipulación de sangre o de materiales de lesiones de humanos o de conejos infectados, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Cuando exista la posibilidad de contacto directo de la piel con materiales de lesiones se deberán utilizar guantes. Deberá considerarse el control serológico periódico del personal que trabaja normalmente con materiales infecciosos.

Enteritis Vibriónica (Vibrio cholerae, V. parahaemolyticus)

La enteritis vibriónica debida a Vibrio cholerae o Vibrio parahaemolyticus es una causa documentada, aunque rara, de enfermedad de laboratorio

Riesgos de laboratorio: Los vibrios patogénicos pueden encontrarse en las heces.

La ingestión de V. Cholerae y la ingestión o la inoculación parenteral de otros vibrios constituyen el principal riesgo de laboratorio. La dosis oral humana de V. cholerae necesaria para la infección en individuos no aclorhídricos sanos es de aproximadamente106 organismos. No se conoce la importancia de la exposición al aerosol. El riesgo de infección que sigue a la exposición oral puede aumentar en individuos aclorhídricos.

Precauciones Recomendadas: Para las actividades que implican la manipulación de cultivos o de materiales clínicos potencialmente infecciosos, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Para las actividades con animales infectados natural o experimentalmente, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad Animal 2.

Yersinia pestis

Es un riesgo de laboratorio probado pero raro. Exige consideraciones especiales de seguridad debido a su posible uso con fines de terrorismo biológico.

Riesgos de laboratorio: El agente se puede presentar en el fluido del bubón, en la sangre, en el esputo, en el fluido cerebroespinal (CSF), en las heces y en la orina de humanos, según la forma clínica y la etapa de la enfermedad. Los principales riesgos para el personal del laboratorio incluyen el contacto directo con cultivos y materiales infecciosos de humanos o roedores, aerosoles o gotitas infecciosas generados durante la manipulación de cultivos y tejidos infectados. En la necropsia de roedores, los principales riesgos para el personal del laboratorio incluyen la autoinoculación accidental, ingestión y mordeduras de pulgas infectadas quitadas a los roedores.

Precauciones Recomendadas: Para todas las actividades que implican la manipulación de materiales y cultivos clínicos potencialmente infecciosos, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2. Se deberá tener especial cuidado para evitar la generación de aerosoles de materiales infecciosos y durante la necropsia de roedores infectados natural o experimentalmente.

Se deben utilizar guantes para manipular roedores de laboratorio recolectados en campo o infectados, y cuando exista la posibilidad de contacto directo de la piel con materiales infecciosos. Resulta ideal realizar la necropsia de los roedores en un Gabinete de Seguridad Biológica. Para las actividades con alto potencial de producción de gotitas o aerosol, para trabajar con cepas resistentes a los antibióticos y para las actividades que involucran cantidades o concentraciones de producción de materiales infecciosos, se recomienda tomar precauciones primarias adicionales de contención y para el personal como las que se describen en el Nivel de Bioseguridad 3.

Agentes Fúngicos

Coccidioides immitis

Riesgos de laboratorio: Debido al tamaño (2-5 milimicrones), la artroconidia tiende a dispersarse inmediatamente en el aire y a ser retenida en los espacios pulmonares profundos. El tamaño mucho más grande de la esférula (30-60 milimicrones) reduce considerablemente la efectividad de esta forma de hongo como patógeno transportado por el aire.

Las esférulas de los hongos se pueden presentar en especimenes clínicos y en tejidos de animales, y la artroconidia infecciosa se puede presentar en cultivos de moho y de suelo o en otras muestras de lugares naturales. La inhalación de artroconidia de muestras ambientales o de cultivos de moho representa un grave riesgo de laboratorio.

Precauciones Recomendadas: Para la manipulación y el procesamiento de especimenes clínicos, la identificación de cepas puras y el procesamiento de tejidos animales, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención Nivel de Bioseguridad 2. Para los estudios experimentales con animales donde la ruta de administración es parenteral, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad Animal 2.

Para propagar y manipular cultivos con espoluración ya identificados como C. immitis y para procesar suelo u otros materiales ambientales que contienen o que puedancontener artroconidia infecciosa, se recomiendan las prácticas, el equipo de contención ylas instalaciones del Nivel de Bioseguridad 3.

Cryptococcus neoformans

Riesgos de laboratorio: La inoculación parenteral accidental de cultivos o de otros materiales infecciosos representa un riesgo potencial para el personal de laboratorio, particularmente para quienes pueden estar inmunocomprometidos.

Precauciones Recomendadas: Para las actividades con materiales clínicos, ambientales o cultivos infecciosos o potencialmente infecciosos y con animales infectados experimentalmente, se recomiendan, respectivamente, las prácticas, los equipos de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2 y del Nivel de Bioseguridad Animal 2.

Histoplasma capsulatum

La histoplasmosis de laboratorio es un riesgo documentado en instalaciones donde se realizan trabajos de diagnóstico o investigación. Se han producido infecciones pulmonares por manipulación de cultivos del hongo. Las esporas encapsuladas son resistentes a la desecación y pueden permanecer viables por largos períodos de tiempo.

Riesgos de laboratorio: La etapa infecciosa de este hongo dimórfico (conidia) está presente en cultivos con forma de hongo con esporulación y en el suelo de zonas endémicas. La forma levaduriforme en tejidos o fluidos de animales infectados puedeproducir infección local posterior a la inoculación parenteral.

Precauciones Recomendadas: Para la manipulación y el procesamiento de especimenes clínicos, para la identificación de cepas puras, de tejidos animales y cultivos de moho, para identificar cultivos en laboratorios de diagnóstico de rutina y para estudios con animales experimentales, cuando la vía de administración es parenteral, se recomiendan las prácticas, los equipos de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2 y del Nivel de Bioseguridad Animal 2.

Para la propagación y manipulación de cultivos ya identificados como H. capsulatum, así como para el procesamiento de suelo o de otros materiales ambientalesque contienen o puedan contener conidia infecciosa, se recomiendan las prácticas, elequipo de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2 .

Sporothrix schenckii

S. schenckii ha provocado una cantidad significativa de infecciones locales en piel y ojos en el personal de laboratorio. La mayoría de los casos ha estado asociada a accidentes y ha implicado el salpicado de material del cultivo dentro del hacer un cambio conocido en la técnica. No se han informado infecciones pulmonares como resultado de la exposición en laboratorio, si bien se considera que la enfermedad de pulmón contraída naturalmente es resultado de la inhalación.

Precauciones Recomendadas: Para todas las actividades con animales, tanto de laboratorio como experimentales, con S. Schenckii, se recomiendan las prácticas, los equipos de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2.

Agentes Parasitarios

Parásitos Protozoarios en Sangre y Tejido Humanos

Se han informado infecciones de laboratorio con Plasmodium spp.(incluyendo P. Cynomologi); Trypanosoma spp,; y Leishmania spp.Otras posibles fuentes directas de infección para el personal de laboratorio incluyen el contacto con el material de la lesión de roedores con leishmaniasis cutánea y el contacto con las heces o con la sangre de animales o insectos infectados experimental o naturalmente con T. cruzi.

Riesgos de laboratorio: Las etapas infectivas se pueden presentar en sangre, heces, fluido cerebroespinal (CSF), médula ósea o en otros tejidos de biopsia, en exudados de lesiones y en artrópodos infectados. Según el parásito de que se trate, los principales riesgos de laboratorio son: ingestión, penetración en la piel a través de heridas o microabrasiones, inoculación parenteral accidental y transmisión por vectores artrópodos. La exposición de organismos al aerosol o a las gotitas por las membranas mucosas de los ojos, de la nariz o de la boca constituyen riesgos potenciales cuando se trabaja con cultivos de Leishmania spp., T. cruzi o con homogenatos de tejidos o con sangre que contiene hemoflagelados. Los individuos inmunocomprometidos deben evitar trabajar con organismos vivos.

Precauciones Recomendadas: Para las actividades con etapas infectivas de los parásitos incluidos en la lista precedente se recomiendan las prácticas e instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2.

Los artrópodos infectados deben mantenerse en instalaciones que eviten razonablemente la exposición del personal o que eviten que se escapen al exterior. Cuando se trabaja con cultivos de Leishmania spp., T. cruzi o con tejidos homogenatos de tejidos o con sangre que contiene hemoflagelados, se puede indicar la contención primaria (Gabinete de Seguridad Biológica) o la protección personal. Para las actividades donde existe la posibilidad de contacto directo de la piel con etapas infectivas de los parásitos incluidos en la lista precedente, se recomienda el uso de guantes.

Parásitos Intestinales Protozoarios Humanos

Se han informado infecciones de laboratorio con Toxoplasma spp.; Entamoeba spp.; Isospora spp.; Giardia spp.; Sarcocystis spp.; y Cryptosporidium Spp. asociadas las heces de animales infectados natural o experimentalmente, como fuente directa de infección para el personal de laboratorio

Riesgos de laboratorio: Las etapas infectivas pueden presentarse en las heces o en otros fluidos y tejidos corporales. Según el parásito de que se trate, la ingestión es el principal riesgo de laboratorio. La exposición al aerosol o a las gotitas de las membranas mucosas de los ojos, de la nariz o de la boca a los trofozoítos podría representar riesgos potenciales cuando se trabaja con cultivos de Ameba de vida libre, como Naegleria fowleri, Acanthamoeba spp. oBalamuthia mandrilaris, pero se desconoce el nivel de riesgo. Los individuos inmunocomprometidos deben evitar trabajar con organismos vivos.

Debido a las graves consecuencias de la toxoplasmosis en el feto en desarrollo, las mujeres serológicamente negativas en edad reproductiva que puedan quedar embarazadas deben recibir amplio asesoramiento del supervisor idóneo del laboratorio acerca de los riesgos potenciales para el feto. Los empleados informados que decidan no exponerse deberán recibir tareas alternativas en un área de trabajo donde no se manipulan organismos viables de Toxoplasma spp. Trabajar con oocistos infecciosos presenta el máximo riesgo de contraer la infección; los pinchazos con agujas con material que contiene taquizoítos o bradizoítos también representan un riesgo importante. También es posible la infección con taquizoítos o bradizoítos a través de las membranas mucosas o de abrasiones de la piel. Los laboratorios que realizan estudios solamente con materiales de parásitos muertos o inactivados o con fracciones de parásitos no representan riesgos importantes.

Precauciones Recomendadas: Para las actividades con etapas infectivas de los parásitos incluidos en la lista precedente, se recomiendan las prácticas y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2.

Parásitos Trematodes Humanos (Schistosoma spp. y Fasciola spp.)

Se han informado infecciones de laboratorio con Schistosoma spp. y Fasciola spp. ninguna ha sido directamente asociada con animales de laboratorio, con la excepción de huéspedes intermediarios como moluscos.

Parásitos Cestodes Humanos

Echinococcus granulosus, Taenia solium (Cysticercus cellulosae) y Hymenolepis nana.

Si bien no se han informado infecciones de laboratorio con E. granulosus ni con T. solium, las consecuencias de estas infecciones posteriores a la ingestión de huevos infectivos de E. granulosus o T. solium son potencialmente graves.

Riesgos de laboratorio: Los huevos infectivos pueden estar presentes en las heces de perros u otros cánidos (que son el huésped definitivo de E. granulosus) o en las heces de humanos (que son el huésped definitivo de T. solium). La ingestión de huevos infectivos provenientes de estas fuentes es el principal riesgo de laboratorio. Los quistes y los fluidos de quistes de E. granulosus no son infecciosos para los humanos. La ingestión de quistes que contienen T. solium en etapa de larva (Cysticercus cellulosae) produce inmediatamente la infección en humanos con el gusano cestodo adulto. En el caso de ambos parásitos, la ingestión de un huevo infectivo de las heces del huésped definitivo podría resultar posiblemente en una enfermedad grave. La ingestión de los huevos de H.nana en las heces del huésped definitivo podría resultar en infección intestinal.

Precauciones Recomendadas: Para trabajar con las etapas infectivas de estos parásitos, se recomiendan las prácticas y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2.

Se deberá prestar especial atención a las prácticas de higiene del personal (por ejemplo, lavado de manos) y evitar la ingestión de huevos infectivos. Se recomienda el uso de guantes cuando pueda haber contacto directo con las heces o con superficies contaminadas con heces frescas de perros infectados con E. granulosus, con humanos infectados con T. solium o con humanos o roedores infectados con H. nana. Existen tratamientos adecuados para muchas infecciones con cestodos y hay información disponible respecto de la fuente de las drogas, dosis.

Agentes Virales

Hantavirus

El trabajo con el virus Hantaan (fiebre hemorrágica con síndrome renal) y otros hantavirus debe realizarse con especialprecaución debido al riesgo extremo de infección provocada por aerosoles, especialmente, por la orina de roedores infectados.

Riesgos de laboratorio: La transmisión en el laboratorio del hantavirus de roedores a seres humanos a través de aerosoles está suficientemente documentada. Sepresume que las exposiciones a excreciones de roedores, a materiales de necropsiasrecientes y a camas de animales están asociadas con el riesgo. Otras vías potenciales deinfección en el laboratorio incluyen la ingestión, el contacto de materiales infecciosos conlas mucosas o piel lastimada, y, en particular, las mordeduras de animales.

Precauciones Recomendadas: Se recomienda utilizar las prácticas y los procedimientos del Nivel de Bioseguridad 2 para la manipulación de los sueros de personas potencialmente infectadas con los agentes de HPS. Se aconseja el uso de un Gabinete Certificado de Seguridad Biológica para el manejo de fluidos corporales humanos cuando existe la posibilidad de salpicaduras o aerosoles. El laboratorio debe registrarse en el CDC antes de enviar o recibir este agente.

Virus de la Hepatitis A, Virus de la Hepatitis E

Las infecciones asociadas a las prácticas de laboratorio con el virus de la Hepatitis A o E no parecen representar un riesgo ocupacional importante para el personal de laboratorio. El virus de la Hepatitis E parece ser menos riesgoso para el personal que el virus de la Hepatitis A, excepto durante el embarazo, durante el cual la infección puede derivar en una enfermedad grave

Riesgos de laboratorio: Los agentes pueden estar presentes en las heces, en la saliva y en la sangre de humanos y primates infectados. La ingestión de heces, suspensiones de materia fecal y otros materiales contaminados constituyen el riesgo principal al que está expuesto el personal de laboratorio. La importancia de la exposición a aerosoles no ha sido demostrada.

Precauciones Recomendadas: Se recomiendan las prácticas, los equipos y las instalaciones de seguridad del Nivel de Bioseguridad 2 para las actividades con heces infectadas o potencialmente infectadas.

Virus de la Hepatitis B, Virus de la Hepatitis C

La Hepatitis B ha sido una de las infecciones de laboratorio más frecuentes, y quienes trabajan en laboratorios son reconocidos como un grupo con un alto riesgo de contraer dichas infecciones. Los individuos que están infectados con el virus de la Hepatitis B corren el riesgo de infectarse con el virus de la Hepatitis D (delta), que es defectuoso y requiere de la presencia del virus de la Hepatitis B para su replicación.

La infección con el virus de la Hepatitis C puede ocurrir en el laboratorio. La prevalencia del anticuerpo de la Hepatitis C es algo mayor en los trabajadores de la salud que en la población en general. Las pruebas epidemiológicas indican que la Hepatitis C se disemina predominantemente por la vía parenteral

Riesgos de laboratorio: El virus de la Hepatitis B puede estar presente en la sangre y en productos sanguíneos de origen humano, en la orina, en el semen, en el fluido cerebroespinal y en la saliva. La inoculación parenteral, la exposición de membranas mucosas a gotitas y la exposición por contacto de piel lastimada constituyen los principales riesgos de laboratorio. El virus puede permanecer estable en sangre seca o en componentes sanguíneos durante varios días. No se han identificado cepas atenuadas o avirulentas.

El virus de la Hepatitis C ha sido detectado principalmente en sangre y suero, con menor frecuencia en la saliva y rara vez en la orina o en el semen. Parece ser relativamente inestable en almacenamiento a temperatura ambiente, congelamiento y descongelamiento reiterado, etcétera.

Precauciones Recomendadas: Se recomienda emplear las prácticas, los equipos de contención y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2 para todas las actividades que utilizan fluidos y tejidos corporales que son o pueden ser infecciosos. Puede indicarse una contención primaria adicional y medidas de precaución por parte del personal, como aquellas descriptas para el Nivel de Bioseguridad 3, para las actividades que pueden producir gotitas o aerosoles y para las actividades cualquier material que contenga o pueda contener el CHV-1, incluyendo la propagación in-vitro del virus con fines de diagnóstico.

Herpesvirus Humanos

Los herpesvirus son patógenos humanos ubicuos que están habitualmente presentes en una variedad de materiales clínicos remitidos para el aislamiento del virus.

Si bien se han demostrado escasas infecciones clínicas de laboratorio causadas por estos

virus, son patógenos primarios y oportunistas, especialmente en huéspedes cuyos sistemas inmunológicos se encuentran comprometidos. Los virus del herpes simple 1 y 2 y los virus de la varicela representan cierto riesgo vía contacto directo y/o aerosoles; el citomegalovirus y el virus de Epstein-Barrrepresentan riesgos de infección relativamente bajos para el personal de laboratorio. Se desconoce el riesgo de infección de laboratorio de losherpesvirus 6 y 7. Si bien este grupo diverso de agentes virales indígenas no reúne los criterios para ser incluido en informes resumidos de agentes específicos (es decir, infección de laboratorio demostrada o con un alto riego potencial de que se produzca; consecuencias graves en caso de producirse la infección)

Influenza

Si bien las infecciones de laboratorio con influenza habitualmente no se documentan en forma escrita, se han producido, particularmente, cuando nuevas cepas que muestran tendencias o alteraciones antigénicas se introducen en un laboratorio con fines de diagnóstico/investigación.

Riesgos de laboratorio: El agente puede estar presente en tejidos respiratorios o secreciones humanas o en la mayoría de los animales infectados.

El principal riesgo de laboratorio es la inhalación del virus a partir de aerosoles o por la aspiración, la preparación o la mezcla de muestras infectadas por el virus. La manipulación genética tiene el potencial de alterar el rango de huéspedes, la patogenicidad y la composición antigénica de los virus. Se desconoce el potencial de transmisión al hombre de virus transmisibles con una nueva composición antigénica.

Precauciones Recomendadas: Se recomiendan las prácticas y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2 en el momento de recibir e inocular especimenes para diagnósticos de rutina en el laboratorio. Los materiales de autopsias deben manipularse en un Gabinete de Seguridad Biológica, utilizando procedimientos del Nivel de Bioseguridad 2.

Poliovirus

Las infecciones de laboratorio con el poliovirus son poco frecuentes y se han limitado al personal de laboratorio no vacunado que trabaja con el agente en forma directa.

Riesgos de laboratorio: El agente está presente en las heces y en las secreciones de la garganta de las personas infectadas. La ingestión o la inoculación parenteral de tejidos o fluidos infecciosos por parte del personal no inmunizado constituyen los riesgos principales de infección en el laboratorio. Se desconoce la importancia de la exposición a aerosoles; no ha sido reportada como un riesgo. Las exposiciones en el laboratorio representan un riesgo que se corre en caso de negligencia para personas adecuadamente inmunizadas.

Precauciones Recomendadas: Se recomiendan las prácticas y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2 para todas las actividades en las que se utilizan fluidos de cultivos infecciosos o potencialmente infecciosos y materiales clínicos que involucren cepas del tipo salvaje o sospechadas de serlo. Todo el personal de laboratorio que trabaja en forma directa con el agente debe contar con vacuna contra la polio documentada o una evidencia serológica demostrada de inmunidad a los tres tipos de poliovirus. Se recomiendan las prácticas y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad para los estudios de virus virulentos en animales.

Poxvirus

Han sido esporádicos los casos reportados de infecciones de laboratorio con poxvirus (viruela, vaccinia, yaba, tanapox).

Riesgos de laboratorio: Los agentes pueden estar presentes en fluidos de lesiones o en costras, en secreciones respiratorias o en tejidos de huéspedes infectados. La ingestión, la inoculación parenteral y la exposición a aerosoles o gotitas de membranas mucosas o piel lastimada con fluidos o tejidos infecciosos son los principales riesgos para el personal que trabaja en el laboratorio o en la atención de animales. Algunos poxvirus son estables a temperatura ambiente cuando están desecados y pueden transmitirse através de fomites.

Precauciones Recomendadas Se recomiendan las prácticas y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2 para todas las actividades que impliquen el uso o la manipulación del poxvirus, excepto la viruela, que representen un riesgo de infección para los humanos.

Virus de la Rabia

Las infecciones de laboratorio son muy poco frecuentes Los animales infectados en forma natural o experimental, sus tejidos y sus excreciones constituyen una fuente de exposición para el personal de laboratorio y para quienes trabajan en el cuidado de animales.

Riesgos de laboratorio: El agente puede estar presente en todos los tejidos de animales infectados. Los títulos más altos se presentan en el tejido del SNC, en las glándulas salivales y en la saliva. La inoculación parenteral accidental, los cortes o pinchazos con equipos de laboratorio contaminados, las mordeduras de animales infectados y la exposición de membranas mucosas o piel lastimada a fluidos o tejidos infecciosos son las fuentes más probables de exposición del personal de laboratorio y de quienes trabajan en el cuidado de animales. No se ha demostrado que los aerosoles infecciosos representen un riesgo para el personal que trabaja con materiales clínicos y que lleva a cabo estudios de diagnóstico..

Precauciones Recomendadas: Se recomiendan las prácticas y las instalaciones del Nivel de Bioseguridad 2 para todas las actividades que utilizan materiales infecciosos o potencialmente infecciosos. Se recomienda la inmunización de todas las personas antes de trabajar con el virus de la rabia o animales infectados, o antes de emprender actividades de diagnóstico, producción o investigación con el virus de la rabia. La inmunización también se recomienda para todas las personas que ingresan o trabajan en la misma sala donde se utiliza el virus de la rabia o animales infectados. Aunque no siempre es factible abrir el cráneo o retirar el cerebro de un animal infectado dentro de un Gabinete de Seguridad Biológica, se deben utilizar guantes de protección gruesos a fin de evitar cortes o pinchazos de instrumentos cortantes o fragmentos óseos, y usar una máscara facial para proteger las membranas mucosas de los ojos, nariz y boca de la exposición a gotitas o fragmentos de tejidos infecciosos Se pueden indicar contenciones primarias y precauciones del personal adicionales, como las descriptas para el Nivel de Bioseguridad 3, para actividades con un alto potencial de producción de gotitas o aerosoles, y para actividades que implican cantidades de producción o concentraciones de materiales infecciosos.

Retrovirus, incluyendo los Virus de Inmunodeficiencia Humana

Los datos sobre transmisión ocupacional del HIV en personal de laboratorio son recopilados mediante dos sistemas nacionales de control respaldados por el CDC: control personas infectadas con 1) el AIDS y 2) HIV que puedan haber adquirido su infección a través de exposiciones ocupacionales

Riesgos de laboratorio: El HIV ha sido aislado de la sangre, del semen, de la saliva, de las lágrimas, de la orina, del fluido cerebroespinales, del fluido amniótico, de la leche materna, de la secreción cervical y del tejido de personas infectadas y primates no humanos infectados en forma experimental. El CDC ha recomendado que las precauciones con la sangre y los fluidos corporales se utilicen en forma consistente en la manipulación de especimenes de sangre contaminada. Este criterio, denominado “Precauciones Universales”, elimina la necesidad de identificar los especimenes clínicos obtenidos de pacientes HIV positivos o de especular respecto del estado del HIV de un espécimen.

Si bien el riesgo de contraer el HIV en forma ocupacional es principalmente a través de la exposición a sangre infectada, es aconsejable también usar guantes siempre que deban manipularse otros fluidos corporales, como por ejemplo las heces, la saliva, la orina, las lágrimas, la transpiración, el vómito y la leche materna. Esto también reduce el potencial de exposición a otros microorganismos que pueden provocar otro tipo de infecciones.

El Personal de Laboratorio que manipulan muestras bacteriológicas debe tener los esquemas completos de vacunación e inmunoprofilaxis específica. (Capitulo de Inmuniprofilaxis para personal de salud)

BIBLIOGRAFIA

1.Centers for Disease Control and Prevention. Laboratory management of agents associated with hantavirus pulmonary syndrome: Interim biosafety guidelines, MMWR 1994;43(RR-7).

2. Tsai TF. Hemorrhagic fever with renal syndrome: mode of transmission to humans. Lab Animal Sci 1987;37:428-30.

3. Umenai T, Lee PW et al. Korean haemorrhagic fever in staff in an animal laboratory. Lancet 1979;1,314-6.

4. Desmyter J, LeDuc JW Johnson KM Brasseur F, Deckers C, van Ypersele de Strihou C. Laboratory rat-associated outbreak of haemorrhagic fever with renal syndrome due to Hantaan-like virus in Belgium. Lancet 1083;1,445-8.

5.Lloyd G, Bowen ETW, Jones N, et al. HFRS outbreak associated with laborato Centers for Disease Control. 1980. Chagas’ disease, Kalamazoo, Michigan. MMWR 20(13):147-8.

6. Eyles, D.E., Coatney, G.R., and Getz, M.E. 1960. Vivax-type malaria parasite of macaques transmissible to man. Science 131:1812-1813.

7. Gutteridge, W.E., Cover, B., Cooke, A.J.D. 1974. Safety precautions for working with Trypanosoma cruzi. Trans R Soc Trop Med Hyg 68:161.

8.Herwaldt, B.L., Juranek, D.D. 1993. Laboratory-acquired malaria, leishmaniasisry

9.Centers for Disease Control Prevention Robert B. Craven, M.D. Chief, Epidemiology Section

10. Arbovirus Disease Branch National Center for Infectious Diseases

11.Mark L. Eberhard, Ph.D. Chief Biology and Diagnostics Branch Division of Parasitic Diseases National Center for Infectious Diseases Thomas Folks, Ph.D. Chief HIV and Retroviroly Branch

12.Division of AIDS, STD, and Laboratory Research National Center for Infectious Diseases Bradford Kay, Dr. P.H. Senior Laboratory Advisor Division of Bacteriology and Mycotic Diseases National Center Infectious Diseases