Fiesta Nacional de la Vendimia 2023: Habilitan proceso de preacreditaciones para Acto Central y repeticiones

Ambiente apoya proyecto vinculado a la seguridad hídrica del río Mendoza


Con el objeto de contribuir a la seguridad hídrica del río Mendoza, la Secretaría de Ambiente se sumó a esta iniciativa del Fondo de Agua del Río Mendoza y de Sumá Nativas para continuar la campaña de remoción y manejo de la rosa mosqueta en la zona de Potrerillos-Vallecitos. Esta planta es considerada una especie exótica invasora que afecta –entre otros ambientes– a gran parte de la región de los Andes Áridos y Patagónicos.

“Desde mediados de octubre ya se implementaron dos campañas de remoción y manejo adaptativo de rosa mosqueta, con la valiosa participación de personas voluntarias. Recientemente se efectuó esta acción en la zona de Potrerillos-Vallecitos con la colaboración de estudiantes de carreras universitarias vinculadas al ambiente pero, dada la envergadura de la problemática de esta especie exótica invasora, vemos la necesidad de continuar replicando esta iniciativa”, detalló el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance.

Esta acción del Fondo de Agua del Río Mendoza se lleva adelante con importante participación comunitaria en el marco del proyecto demostrativo “Identificación, preparación y ejecución de acciones de restauración y conservación de áreas estratégicas para la provisión de agua en la cuenca alta del Río Mendoza”, que ejecuta el equipo consultor Sumá Nativas-Fundación Banco de Bosques para el Manejo Sustentable de los Recursos Naturales y Conservación de los Ecosistemas Naturales.

Como explicó la directora ejecutiva del Fondo de Agua del Río Mendoza, Lía Martínez, este proyecto desarrolla diversas actividades en la zona de Potrerillos-Vallecitos que buscan contribuir a la recuperación y protección ecosistémica de la cuenca alta del río Mendoza como una estrategia de contribución a su seguridad hídrica.

La invasión de esta especie exótica constituye una de las problemáticas más importantes en esta cuenca y a lo largo de la región de los Andes Áridos y Patagónicos, debido a su alta velocidad de propagación y a la gran extensión espacial que cubre actualmente. Su expansión altera no solo la vegetación nativa, su biodiversidad asociada y la capacidad ganadera, sino también la hidrología del sistema, debido a su mayor capacidad de acceder al agua subsuperficial y tasas de evapotranspiración más elevadas. Esto produce impactos sobre los servicios ecosistémicos de la cuenca, afectando la distribución y magnitud de los caudales de agua. A su vez, la invasión de esta especie afecta la accesibilidad a arroyos y quebradas, inhabilitando la actividad turística y recreativa en muchos sectores.

La acción de remoción se desarrolla en el frente altitudinal de invasión de esta especie para frenar su avance sobre más hectáreas. Una de las estrategias para llevarlo a cabo son campañas de remoción mecánica de individuos en conjunto con voluntarios/as. El trabajo con voluntarios/as busca no solo tener un mayor impacto en términos de superficie removida sino a su vez poder concientizar a la población sobre los problemas que trae aparejados la invasión de esta o de otras especies exóticas, mediante instancias socio-educativas.

Además, durante estas actividades se busca realizar un pequeño relevamiento de algunos indicadores antes y después de la remoción. Esto permitirá evaluar la efectividad de las medidas y la recuperación del ecosistema. El equipo consultor de Sumá Nativas dará una charla explicando toda la estrategia de acción y monitoreo de la actividad a las personas voluntarias. En próximas instancias se compartirá con diversos actores públicos y privados los aprendizajes e impactos del proyecto para ampliar la contribución a la seguridad hídrica de la cuenca del río Mendoza.

La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial contribuye con la movilidad; los seguros e implementos de trabajo –herramientas y guantes– de las personas voluntarias de esta campaña los provee el proyecto en el marco del cual se desarrolla la actividad. A todos los participantes se les entregarán como reconocimiento por el trabajo certificados oficiales de participación y plantines de flora nativa del Vivero Comunitario de Montaña que gestiona el equipo consultor de Sumá Nativas con la comunidad de Potrerillos.

El proyecto tiene asistencia técnica y financiera de la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua, integrada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Fundación FEMSA, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), la Iniciativa Internacional de Protección del Clima (IKI) y The Nature Conservancy (TNC).