Turnos vespertino y nocturno: este miércoles 6 de julio se suspenden las clases por zonda

El 83% de los casos de abuso y maltrato a las personas mayores se da en el ámbito doméstico


La Dirección de Adultos Mayores del Gobierno de Mendoza desarrolla acciones para mejorar el trato hacia este segmento de la población. Estadísticas.

La Dirección de Atención Adultos Mayores del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes del Gobierno de Mendoza ha planificado acciones en todo el territorio provincial para concientizar y buscar que la población reflexione y se tomen acciones tendientes a construir mejores prácticas con la población adulta mayor.

La campaña comenzó el 1 de junio, con una encuesta a nivel provincial para escuchar la opinión de las personas mayores. La idea fue saber cómo se sienten al recibir un buen trato o un maltrato al concurrir a un consultorio, a un comercio o a hacer un trámite. En la actividad participaron más de 300 personas y el resultado se plasmó en una nube de palabras para sensibilizar a la población sobre los distintos sentimientos que provoca en la persona mayores el trato que reciben.

La consulta refleja que, al recibir un maltrato, 24,8% de las personas se sienten mal, 8% se enoja y 7,6% se siente frustrada. Otros sentimientos que manifestaron fue sentirse invisibles, incapaces o menospreciados. 

“Los sentimientos negativos que provoca en una persona mayor recibir un maltrato hacen que empiece a dudar de sus capacidades y, por consiguiente, pierda autonomía”, comentó el director de Adultos Mayores, Aldo Sáez. Explicó que también se consultó sobre cómo se sienten al recibir un buen trato al concurrir a un consultorio, a un comercio o a hacer un trámite: 17,6% se siente respetada, 15,7% bien y 8,7 feliz. 

Este tipo de emociones forman parte de nuestro bienestar, favorecen el manejo del estrés, facilitan el rendimiento y mejoran las relaciones sociales y la salud.

Acciones por el Día Internacional de Toma de Conciencia sobre el Abuso y Maltrato en la Vejez

Se realiza hoy la reunión del Consejo Provincial de Adultos Mayores en el salón anexo de la Legislatura provincial. En la reunión participarán representantes del Ejecutivo, Cámara de Diputados, Defensa del Consumidor, Cámara de Senadores, ANSES, PAMI, Personería Jurídica, OSEP, Secretaría de Desarrollo Social, Dirección de Atención Adultos Mayores y Ministerio de Economía.

Además, asistirán los presidentes de los consejos departamentales de Adultos Mayores y los encargados de las áreas municipales que atienden a la población adulta mayor. Se presentará el canal exclusivo de atención para personas mayores para recibir asesoramiento o realizar denuncias de Defensa del Consumidor.

Quienes necesiten asesoramiento pueden escribir un mensaje al número de WhatsApp +549 261 2785090 con su nombre, apellido y motivo de la consulta para que pueda ser contactada, o bien pueden concurrir a calle Patricias Mendocinas 937 de Ciudad, de lunes a viernes de 8.30 a 13.

Estadística

El abuso y maltrato hacia las personas mayores se considera un problema de derechos humanos y salud pública que pone en riesgo la integridad de las personas envejecidas y obstaculiza el ejercicio pleno de sus derechos. Por ello, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 15 de junio como el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

Mendoza cuenta con estadísticas que reflejan que, del total de denuncias registradas por la Dirección de Atención Adultos Mayores, 58% de las personas en situación de maltrato son mujeres mayores y 42% son hombres mayores. El principal agresor es, en el 75% de los casos, un familiar conviviente.

A medida que la edad de la persona aumenta, la exposición al maltrato crece. Se estima que 11,52% de las personas entre 60 y 69 años sufren maltrato y asciende a 53,84% entre las personas de 80 y 89 años.

Es esencial comprender que la condición de vulnerabilidad que viven algunas personas mayores no es causada por la edad, sino por factores estructurales que las afectan y se presentan a lo largo de su curso de vida. Estos determinantes generan desigualdades sociales que se pueden exacerbar en la vejez y se interrelacionan con otros factores, como la condición género, el origen étnico y racial, el componente socioeconómico y sociodemográfico, así como la condición de salud: si padece alguna enfermedad, si presenta algún tipo de discapacidad física, cognitiva y/o trastornos psicosociales.