25 de octubre, 21.15 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

El IPV impulsa un proyecto de capacitaciones con perspectiva de género


Comprende el entrenamiento laboral mayormente de mujeres en el uso de nuevas tecnologías para la construcción de viviendas sustentables.

El Gobierno de Mendoza, a través del Laboratorio Provincial de Vivienda que funciona bajo la órbita del Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública, dio un paso más en la generación de empleo genuino y en la incorporación de nuevos materiales con propiedades sustentables para la construcción de viviendas sociales.

El Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) motoriza este proyecto de capacitación y entrenamiento laboral, en el que también participan las empresas New Panel, Frio Latina, la Asociación VALOS, la Municipalidad de Ciudad y la Maestría de Responsabilidad Social de la Universidad Nacional de Cuyo.

El curso está destinado a mujeres del Plan Potenciar Trabajo, de los barrios Flores Olivares y San Martín, y a egresados de la Escuela Técnica Pablo Nogués que estén interesados en emprender su propia empresa o trabajar en relación de dependencia.

El ministro Mario Isgro, junto con la titular del IPV, María Marta Ontanilla, acompañaron a los participantes durante la primera jornada de capacitación en la escuela de montaje de la empresa Frío Latina.

En esta visita, Isgro destacó que “esta capacitación forma parte de uno de los objetivos del Laboratorio de Vivienda, que es preparar a las personas para que sepan abordar estos nuevos formatos. De esta manera, buscamos un equilibrio en la economía, ya que el mercado requiere gente capacitada en estos materiales y también hay mucha gente que necesita trabajar”.

“Este proceso de capacitación tiene un importante predominio de mujeres, ya que los materiales con los que se trabajan en estas nuevas tecnologías pueden ser manipulados más fácilmente”, comentó el ministro de Infraestructura de Mendoza.

Sus inicios

La idea de capacitar a grupos de mujeres para brindarles mayores oportunidades laborales comenzó en 2020, con la construcción del primer prototipo de vivienda con características sustentables que se levantó en el barrio Flores Olivares, como parte de los objetivos planteados por el Laboratorio de Vivienda.

“En esa oportunidad se utilizó el sistema constructivo New Panel. Hoy, este proceso tiene continuidad con otra empresa, Frío Latina, que tiene armada una escuela de montaje”, detalló María Marta Ontanilla.

La funcionaria agregó: “Desde el IPV decidimos acompañar estas capacitaciones para darles a los participantes una oportunidad de trabajo formal en las cuadrillas que conformará la empresa”. Estas van a estar compuestas por quienes se están capacitando y por otras personas que ya trabajan en la empresa y que los van a ir acompañando en el proceso de formación.

Una de las participantes de este proyecto de capacitación es Juana Santos, que vive en el barrio Flores y también formó parte de las jornadas que se realizaron en el 2020. Gracias a su primera experiencia, se animó a seguir capacitándose. “Lo que aprendimos el año pasado fue muy interesante, por eso quisimos participar en este segundo curso, para el día de mañana tener un trabajo digno”, contó Juana.

Por su parte, Carolina Tamiozzo, egresada de la Escuela Pablo Nogués y que cursa cuarto año de la carrera de Arquitectura, dio una mirada sobre las capacitaciones: “Me enteré del curso por una notificación que me llegó desde la escuela. Me parece una muy buena iniciativa. Estos nuevos materiales solucionan muchas problemáticas y son necesarios para una generación de responsabilidad sustentable y de compromiso social”.

La intención de Tamiozzo es aprovechar estos conocimientos para después volcarlos a sus proyectos personales, una vez que se reciba.

Viviendas sociales con características sustentables

Este fin de semana, el IPV realizó un llamado a licitación para la construcción de seis viviendas con características sustentables que se van a construir en el departamento de Guaymallén.

“La idea es que las viviendas estén todas ubicadas en el mismo terreno, siguiendo el mismo prototipo pero utilizando tres sistemas constructivos diferentes”, explicó la titular del IPV, María Marta Ontanilla.

El prototipo a seguir es el “Solar”, que tiene como característica principal que la casa se implanta en el terreno de acuerdo con la orientación del sol, es decir hacia el norte.

“El hecho de tener seis viviendas en el mismo terreno, con diversos sistemas constructivos, nos va a permitir medir los tiempos de construcción para ajustarlos y después volcarlos en las obras que ejecuta el instituto, optimizando recursos. También permitirá medir la eficiencia energética de las viviendas una vez que estén las familias instaladas”, concluyó Ontanilla.