Comenzó la renovación del Corredor del Oeste y habrá media calzada restringida

El Iscamen suma un laboratorio de análisis de semillas en su sede de Guaymallén


Como resultado del trabajo conjunto entre el Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza y el Instituto Nacional de Semillas (Inase), se inauguró en las instalaciones del Iscamen, en Kilómetro 8, Guaymallén, un laboratorio de análisis de semillas.

La presidenta de Inase, Silvana Babbitt, y el presidente del Iscamen, Alejandro Molero, firmaron el convenio para la apertura y funcionamiento de un Laboratorio de Análisis de Semillas en el marco del Sistema Territorial de Análisis de Semillas (Sitalas) que creó el Inase para ampliar la oferta de servicios en varias provincias.

El nuevo Laboratorio de Análisis de Semillas tendrá como destino brindar servicios incluyendo la identificación varietal, sanidad vegetal y proyectos de investigación afines. Se podrán determinar pureza, poder germinativo, viabilidad y con el tiempo se incorporará equipamiento para realizar análisis de sanidad en semillas. Asimismo, podrá realizar análisis de calidad de semillas botánicas y plantines, con énfasis en especies de interés hortícola y en portainjertos para frutales de carozo que se multiplican por semilla y análisis virológico de papa semilla entre otros.

Alejandro Molerovdestacó el trabajo conjunto para “concretar este laboratorio que hoy, después de mucho tiempo y esfuerzo, se pone a disposición de todos los que de una u otra manera apuestan por la producción en la provincia de Mendoza”. Consideró un enorme logro para la provincia contar con este laboratorio de última generación y con la tecnología más moderna a disposición.

La presidenta del Inase, Silvana Babbitt, destacó que el laboratorio va a responder a la necesidad de controlar la calidad de las semillas que adquieren los productores agropecuarios, tanto de hortalizas como también de otras especies. “Los productores se benefician, ya que el Estado nacional y provincial analizan las características físico-botánicas y sanitarias de las semillas para asegurar la calidad que demandan”.

Contar con una herramienta de estas características supone un avance importantísimo en el marco de una estrategia que busca incrementar el uso de semilla fiscalizada y garantizar la calidad de las semillas de cualquier especie, en beneficio directo de productores y consumidores de semillas.