03 de diciembre, 21.50 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Gabriel Quadu D’Elía suma experiencia en la A2 del handball italiano


El ex jugador de la UNCuyo disputa su segunda temporada en aquel país y este año se sumó al Pallamano Leno. En Brescia hay cuarentena preventiva, pero siguen los entrenamientos y partidos.

El mendocino, de 21 años, dejó atrás el año pasado el club universitario, donde hizo toda su carrera en distintas categorías, su familia integrada por sus padres Gabriel y Adriana y su provincia natal, para llevar el talento del handball mendocino y buscar un salto de calidad en su carrera deportiva en el Viejo Continente, donde además trabaja como fotógrafo.

Fue así que en setiembre de 2019, llegó al Handball Atletic Club Nuoro de Cerdeña, lo que le significó su debut en la temporada de la Serie A2 del handball. Este año, dejó la isla italiana para incorporarse al Pallamano Leno, en la provincia de Brescia, que milita en la Serie A2 de la Región Norte.

Gabriel explicó que su llegada a Italia se dio por intermedio de su prima, Silvina“Piti”  D’Elía, integrante del seleccionado argentino femenino de hockey sobre césped, Las Leonas, “que junto a su pareja Charo Lucchetti, conocían a los chicos de la Selección Argentina de Handball, quienes se contactaron con el Chino Simonet, un jugador histórico de nuestro seleccionado, que a su vez les pasó el contacto de un representante, Manuel Arango, con quien me comunique por email, después pasamos mas informal al wasap, Con su compañía HandballPro, oriunda de Buenos Aires, me hizo el contacto entre Argentina y Europa y me fui a jugar al Nuoro italiano el campeonato 2019/20”.

“Por la pandemia, no se puede planificar mucho”

El mendocino consideró que “sinceramente, después de lo que vivimos el año pasado y lo que estamos transcurriendo en la actualidad con el coronavirus, no se puede planificar mucho. Yo en estos momentos, tengo que buscar más seguridad  que intentar crecer, obviamente si vienen las dos cosas de la mano no lo dudo ni un segundo, pero en estos momentos la verdad que estoy muy bien en el Leno. Con mis compañeros de equipo, dos argentinas que juegan en el equipo femenino, más dos italianas y un argentino que juegan conmigo, hemos hecho un grupo de amigos muy lindo, una de las italianas es mi novia y se está muy bien acá”.

Comentó que “en Italia se planea hacer un mes de cuarentena preventiva, lo cual ya estamos transcurriendo una semana, hasta el 9 de diciembre. Los entrenamientos y los partidos se siguen realizando porque al ser un campeonato nacional no se frena, hay dinero de por medio, el tema sponsors, gente que invirtió muchos recursos económicos para que este año se haga el handball y por ese motivo básicamente no se cierra, incluso se invierte dinero en hisopados”.

Respecto a la cuarentena, cuando el 9 de febrero o marzo si no me equivoco cierran todo en Italia ya que el coronavirus estaba apareciendo, yo estaba en Nuoro (Cerdeña) y se suspendió el campeonato del año pasado. Ya entonces nos metieron en cuarentena, no se sabía nada, por cuanto tiempo, tampoco si podíamos volver a la Argentina, yo me quedé tres meses en Nuoro, haciendo cuarentena solo en una casa”.

Al respecto agregó que “después pude conseguir este nuevo club, porque si volvía al país, corría el riesgo de no poder volver a jugar este año en Italia porque las fronteras estaban cerradas. Al final, se pudo lograr eso, porque tengo amigos que vinieron desde Mendoza a jugar a Italia, pero estaba el riesgo, mi madre me aconsejó quedarme. Después de pasar tres meses de cuarentena en Nuoro, me vine para  Brescia, que está a media hora de Milán y tuve que hacer otros tres meses de cuarentena, lógicamente más flexible que la anterior, Cuando llegué acá era zona roja, en plena región de Lombardía, pero al haber sido los primeros en los contagios, ya estaban saliendo, pero ahora los casos volvieron a subir y estamos haciendo esta cuarentena preventiva”.

Al referirse a su trayectoria en el handball, el jugador señaló que “comencé a jugar este deporte a los 6 años en la Universidad Nacional de Cuyo, donde lo hice toda mi vida antes de venirme a jugar profesionalmente a Italia. Tuve todos los entrenadores del club, y recuerdo rápidamente a Ana Alonso, Julio Contreras, Federico De Cara, que me tomó en mi etapa de juveniles y crecí muchísimo en el aspecto técnico-táctico, para cerrar con Andrés Castro como preparador físico en juveniles. Después debuté en primera a los 16 años, de la mano de Alejandro Matos como entrenador, Pablo Anastasi, preparador físico y Rodrigo Araya como integrante de la parte técnico-táctico del equipo”.

En cuanto al cronograma de entrenamientos, indicó el jugador que “son de lunes a viernes. El lunes es sólo parte física y el resto de los días se corre con pelota, trabajas en lo técnico y táctico, entrenas partidos todo con pelota y haces gimnasio por tu cuenta, donde uno trata de hacerlo una hora diaria, pero a veces el cuerpo se cansa, más aún cuando jugas todos los sábados partidos, tenemos un solo día de descanso luego de una semana dura y por ahí a veces, uno se toma el lunes que es físico, se lo toma libre sin hacer gimnasio”.

Más adelante, el mendocino explicó que el .Leno “tiene un proyecto muy lindo que se denomina Handball Academy, que es todo un edificio donde vivimos gente del club, tanto de la rama masculina como femenina, que generalmente son los extranjeros que vienen a jugar al club. Tenemos una habitación bastante grande, con cama y baño privado, mesa, calefacción, y eso está muy bueno. Para tener un día, acá en invierno estoy con la ventana abierta y afuera hace 5 grados con 80 por ciento de humedad y adentro con la calefacción fuerte que hay, estoy con remera, pantalón corto y la ventana abierta, la verdad que nos cuidan muy bien. Somos en total 11 extranjeros, cinco hombres y seis mujeres”

“Son dos juegos muy diferentes”.     

 Gabriel dijo más adelante  que “a nivel técnico-táctico, son dos juegos muy diferentes. En Argentina es mucho más individual, en el sentido que tenes los que juegan bien y los que ayudan, en Italia, todos juegan y hacen todo, es otro nivel, estamos hablando de planteles largos de 20 o 25 jugadores por equipo. En Argentina, por ahí nos pasaba que no llegábamos a ser 10 en un entrenamiento y eso cambia mucho”.

“Estructuralmente, con toda sinceridad –agregó-, puedo decir que acá hay dinero de por medio, meten plata en los torneos como profesional, les pagan a jugadores, por lo que son otros los rendimientos. En Argentina, uno entrenaba tres días  por semana pelota y hacía en forma particular gimnasio, acá son todos los días entrenamientos, sábados partidos y vivís prácticamente en el club, haces todo allí. Ahora debido a la pandemia no podes convivir tanto con el equipo femenino, Acá te cuentan que antes, siempre después de un entrenamiento, se quedaban a tomar y comer algo, pero son cosas que ahora no se pueden hacer por ese motivo”.

Finalmente el mendocino expresó que “mi posición principal es extremo derecho porque soy zurdo de mano, pero también juego de lateral derecho y de pivot, soy más o menos un comodín en el equipo, juego de acuerdo a lo que necesita el equipo, pero acá, como dije antes, al ser equipos completos, siempre he jugado de extremo derecho. Por ahora no estoy estudiando, trabajo como fotógrafo  en un estudio fotográfico acá donde vivo y lo hago a la par del handball”.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es WhatsApp-Image-2020-03-17-at-6.23.29-PM-1.jpeg

Clic aquí para ver más noticias sobre coronavirus

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es WhatsApp-Image-2020-03-17-at-6.23.29-PM-1.jpeg

Clic aquí para ver los comunicados del Ministerio de Salud

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es WhatsApp-Image-2020-03-17-at-6.23.29-PM-1.jpeg

www.mendoza.gov.ar/coronavirus