Turnos vespertino y nocturno: este miércoles 6 de julio se suspenden las clases por zonda

Comenzó la tercera edición de Aprender con Energía Sostenible


Cerca de 300 docentes y directores de 100 escuelas primarias participaron en el lanzamiento. Aprender con Energía Sostenible es impulsado conjuntamente por Emesa, la Dirección General de Escuelas y la Fundación Varkey.

Se trata de una propuesta para fortalecer en 100 escuelas de nivel primario de Mendoza el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) con la temática “Consumo responsable de energía”. El objetivo es que docentes incorporen en sus planificaciones áulicas esta temática y que los estudiantes reflexionen y conozcan la importancia del desarrollo energético.

El ABP es una metodología de enseñanza que procura el desarrollo de capacidades y aprendizajes significativos. Se inscribe en las llamadas “metodologías activas” y en los “enfoques basados en la indagación” porque sitúa al estudiante como protagonista del hecho educativo, su hacer con otros y la capacidad de formularse preguntas como eje del aprendizaje. Tiene como punto de partida una problemática de interés que convoca a los estudiantes a cuestionarse e indagar, desarrollando una actitud investigativa necesaria para vincularse de manera genuina con el aprendizaje. De esta manera, el método intenta colocar al estudiante como protagonista de sus propios procesos.

La propuesta comprende la educación en energía como factor clave para responder a las necesidades de aprendizaje del siglo XXI. Permite que los estudiantes reflexionen y conozcan la importancia del consumo responsable de energía y el cuidado de lo que tenemos. La iniciativa desarrolla herramientas en los docentes para que ellos puedan impulsar proyectos sostenibles en cada una de sus comunidades.

La formación se dicta durante 11 semanas, en las que se llevan a cabo encuentros virtuales, visitas presenciales a cada una de las escuelas, encuentros de seguimiento, un cierre virtual del trayecto formativo con la participación de las escuelas mediante una exposición de proyectos a fin de año. También contempla una estrategia de monitoreo y evaluación que acompaña el proceso de implementación del proyecto ABP en las escuelas participantes.

En el acto de apertura estuvieron presentes representantes de las instituciones organizadoras. Al respecto, Pablo Magistocchi, presidente de Emesa, dijo que “la realidad actual presenta un gran desafío entorno a la transición energética, las demandas de nuestra calidad de vida y el cómo ello impacta en el ambiente. En este sentido, la eficiencia energética toma un protagonismo en la educación: educar a la gente en materia de energía para tener mejores opciones con la información oportuna y precisa, tomando mejores decisiones y cambios de hábitos que se inician al adquirir estos conocimientos. Desde Emesa estamos comprometidos en promover programas de sensibilización y educación de la ciudadanía en temas relacionados con la energía y el cuidado del ambiente en la construcción de una sociedad responsable y comprometida con la sustentabilidad”.

José Thomas, director general de Escuelas, expresó que “con Emesa y la Fundación Varkey trabajamos desde hace tres años con este programa con los docentes, quienes son los que hacen que el aprendizaje ocurra en el aula. En esta oportunidad, el tema del consumo responsable de energía resulta central y por ello integramos varias instituciones para acercar el conocimiento al estudiante. Simplemente agradecer la continuidad y el proceso de mejora continua de este programa para llevarlo a las aulas para que los docentes desarrollen su labor para acercarlos a los estudiantes”.

Agustín Porres, director regional de Fundación Varkey, comentó que “esta iniciativa vuelve a ratificar la visión de que enseñar y aprender de otra manera es posible. Y que no podemos pensar en la enseñanza sin involucrarnos con nuestros estudiantes y sus contextos. Allí está el ADN del aprendizaje basado en proyectos: una alternativa capaz de aprovechar la fuerza de las preguntas de los estudiantes para enfrentar los desafíos que tenemos como sociedad. Todo esto no sería posible sin un gran equipo que conformamos entre la DGE, Emesa y la Fundación Varkey”.

Antecedentes de Educación en Energía

La primera edición del programa fue realizada en agosto y septiembre del 2020 e impulsó proyectos en casi 200 escuelas secundarias, técnicas, orientadas y educación permanente de jóvenes y adultos que alcanzaron a 5.000 estudiantes de todos los departamentos de la provincia.

Durante la segunda cohorte participaron más de 400 docentes y directores de casi 200 escuelas secundarias de los 17 departamentos de Mendoza, alcanzando a más de 4.300 estudiantes. Como resultado se obtuvieron más de 110 proyectos realizados por alumnos que involucró esta edición en 2021.