26 de setiembre, 21.30 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

La reparación integral de la Escuela Federico Moreno, prevista para el inicio del ciclo lectivo 2022


Infraestructura Escolar continúa sin pausa con los arreglos del establecimiento y por estos días está abocada, entre otras intervenciones, al pintado del edificio. Ya finalizó los cielorrasos y sigue con la colocación de pisos en las aulas. Además, concluyó el patio central y el sistema eléctrico.

La Subsecretaría de Infraestructura Escolar sigue a paso firme con la reparación y refuncionalización integral de la Escuela 1-028 José Federico Moreno, de Capital. De acuerdo con el actual ritmo de obra, está previsto que las remodelaciones concluyan en los primeros meses de 2022.

El objetivo de la Dirección de Mantenimiento y Reparaciones de Escuelas es que la comunidad educativa comience a utilizar las renovadas instalaciones desde el inicio del próximo ciclo lectivo.

Hasta la actualidad, la obra ha demandado una inversión que supera los $30 millones. En los próximos días está prevista una nueva licitación pública por otros $10 millones, que se utilizarán para concluir definitivamente las tareas en el emblemático establecimiento educativo ubicado en la Cuarta Sección.

Los trabajos se extenderán durante todo 2021 y están siendo financiados con fondos íntegramente provinciales.

“Se trata de una obra muy grande y de mucha trascendencia la que estamos haciendo en la Escuela Federico Moreno. Llevamos más de dos años de trabajos y nuestro objetivo es que esté finalmente terminada para el inicio del ciclo lectivo de 2022”, indicó el director de Mantenimiento y Reparaciones de Escuelas, Bernardino Rodríguez.

Por estos días, la contratista encargada de los trabajos en la actualidad continúa, entre otras refacciones, con el pintado de todo el edificio, tanto en interiores como exteriores. Además, está haciendo el revoque grueso y fino en muros exteriores y terminando de colocar pisos en galerías y aulas.

Asimismo, se finalizó la colocación de los cielorrasos de placas de yeso, la instalación del sistema eléctrico por bandejas en todo el edificio y el nuevo sistema de desagües pluviales y cloacales.

A estas tareas realizadas hay que sumarle el recambio de la cubierta de techo, que incluyó las cabriadas de metal, chapas de zinc enmalletada tanto en las aulas como en la zona de galerías. Asimismo, la conclusión de los refuerzos estructurales internos y externos en cimientos, muros y columnas, intervención que le proporcionó mayor seguridad al inmueble.

Continúa, en tanto, la reparación integral de los sanitarios, donde se están haciendo nuevos pisos y revoques, y el recambio de los artefactos, entre otros trabajos.

La intervención, que terminará beneficiando a los más de 700 alumnos que posee la matrícula de la escuela, se dividió en tres etapas, que estuvieron a cargo de las firmas JFJ Constructora SA y Delta Constructora SA, Alef Construcciones SRL, y la actual, de Federico Festa.

Hubo que demoler y desmantelar todo el viejo techo

Luego de haber sido demolido y desmantelado, el techo del establecimiento ya muestra una imagen renovada, con nuevas cabriadas de hierro, a las que se agregaron las chapas enmalletadas. Se trata de una estructura liviana, que remplaza a la vieja, que había quedado obsoleta y debió ser demolida.

En tanto, los refuerzos estructurales se hicieron con armaduras de hierro que ayudarán a sostener la construcción existente y, de esta manera, quedará garantizada una mayor seguridad para la comunidad educativa.

La remodelación del edificio educativo ubicado en Chacabuco y Federico Moreno de la Cuarta Sección se está haciendo para otorgarle una solución definitiva al inmueble, que presentaba un marcado deterioro en techos, muros y columnas y pisos, entre otros espacios perjudicados.

El edificio permanecerá inhabilitado al menos hasta enero de 2022

El emblemático edificio escolar de Capital permanecerá inhabilitado al menos hasta enero de 2022, mientras dure la obra. En realidad, se trata de una continuidad en la inhabilitación que fue determinada por la Dirección de Mantenimiento y Reparaciones de Escuelas de la provincia.

El establecimiento presentaba daños ocasionados por el paso del tiempo, granizo en los techos y en especial por los asentamientos de terreno. Por esta razón, alumnos y docentes fueron reubicados por la Dirección General de Escuelas en un inmueble que fue cedido por el Arzobispado, ubicado en el mismo radio céntrico.