Miércoles 24 de julio: suspensión de clases en Malargüe

Los Caciques reacondicionan espacios y proyectan una nueva cancha en Boulogne Sur Mer


El equipo de rugby conformado por personas privadas de libertad de distintos complejos penitenciarios pintó diversos espacios de los establecimientos e inició las obras para una cancha de rugby.

Los Caciques, junto a los voluntarios y al muralista Cristian Camargo, retrataron en distintas paredes de los complejos penitenciarios los valores y los conceptos importantes para este proyecto de “Rugby e Inclusión”.  

Los murales se llevaron a cabo en las canchas de los complejos de alojamiento permanente de Boulogne Sur Mer, San Felipe y en uno de los pabellones de Almafuerte I.

Por otro lado, a través de una donación, se inauguraron las obras para la construcción de una cancha de rugby en el complejo penitenciario de Boulogne Sur Mer.

Esta acción permitirá mejorar los entrenamientos de rugby, ya que actualmente se cuenta con un espacio muy reducido para la práctica del deporte. Además, la medida fue pensada para compartir este lugar con personas privadas de la libertad que se encuentren alojadas en el complejo de San Felipe.

Colaboraciones externas

Cabe destacar el apoyo hacia la iniciativa desde distintas empresas privadas e instituciones estatales. La pinturería Andrés Merino colaboró con el material para dibujar los murales, y la Municipalidad de Godoy Cruz donó la tierra que posibilitará la construcción de la cancha de rugby.

Rugby e Inclusión

Este programa se inició a principios de 2016 con el mismo modelo implementado en Buenos Aires con el equipo Los Espartanos. Estos, a través del deporte, lograron bajar significativamente la conflictividad, la violencia intramuros, e incluso los niveles de reincidencia.

“Esto tiene su base en la modificación del tratamiento de las personas privadas de libertad, alejándolas del encierro e invitándolas a participar en actividades educativas, laborales, culturales y deportivas. Adquieren los hábitos de cualquier persona del medio libre, para que, al regresar a su módulo o pabellón, lo hagan con otras intenciones o preocupaciones, pero fundamentalmente sin violencia”, explicaron desde el Servicio Penitenciario.