20 de octubre, 22.40 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Marinelli sobre el acueducto: “Niego rotundamente que haya habido alguna irregularidad de parte de Irrigación”


El superintendente general de Irrigación acudió a la Legislatura y expuso cada punto del proceso licitatorio de la obra Monte Comán-La Horqueta (San Rafael). También explicó que, por tener pérdidas, todavía Irrigación no hace la recepción provisoria del otro acueducto, el Bowen-Canalejas (General Alvear).

“Con los legisladores del oficialismo acordamos que yo asistiera a la Legislatura porque cuando una licitación se plantea en estos términos, de irregularidades como lo han hecho legisladores de la oposición y algún medio de prensa, la gente entiende que hay un hecho de corrupción de por medio y esto de ninguna manera es así. Niego rotundamente que haya habido alguna irregularidad de parte de Irrigación. Es más, el BID no lo dice en ningún lado. El banco no habla de irregularidades. Ha actuado Fiscalía de Estado, un juzgado, y yo hice la investigación administrativa correspondiente. Ni en mi accionar, ni en el de la Comisión Evaluadora de Ofertas de Irrigación hubo algún acto que esté cerca de ser irregular”, afirmó el superintendente general de Irrigación este martes, ante diputados de todos los bloques, respecto de la licitación del acueducto ganadero Monte Comán-La Horqueta (San Rafael).

El jefe del organismo del agua asistió a la reunión junto a tres de los miembros de esa Comisión Evaluadora de Ofertas, que también respondieron a la requisitoria de diputados y senadores. En el encuentro participaron el vicegobernador Mario Abed; el presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi; el presidente provisional del Senado, Juan Carlos Jaliff; y los opositores Lucas Ilardo, Gustavo Majstruk y Marisa Garnica (Frente de Todos); Mercedes Llano (PD), Mario Vadillo y Marcelo Romano (Protectora), entre otros.

“El BID tiene políticas de confidencialidad y reaccionó retirando el financiamiento para la obra cuando interpretó que esa confidencialidad se rompió, por culpa de las empresas, en todo caso. No de Irrigación. Se abrieron los sobres y no había que decir absolutamente nada hasta el momento que se adjudicara la obra. Esa es la política del banco. Pero acá ni siquiera se terminó el proceso. Llegamos hasta la preadjudicación y, en el medio de eso, dos empresas hicieron denuncias, que algunos legisladores toman como si fueran palabras santas. Entonces, el BID se preguntó: ¿Cómo estas empresas dicen haber visto un proceso intermedio, siendo que no se podía decir nada ni mostrar nada? ¿Quién ha roto la confidencialidad? Y la respuesta es: los propios denunciantes. O sea, esa falta de confidencialidad no implica un hecho que haya favorecido a alguien, eso tiene que quedar claro”.

“Otro punto importante es que acá hay una Comisión de Preadjudicación que interviene y de la cual yo no participo. Yo adjudico al final del proceso. Y no lo hice, justamente porque habían ingresado a Fiscalía de Estado estas denuncias de dos empresas. E insisto, de lectura a lectura de las notas que han ido y venido entre la Comisión de Preadjudicación, el ministerio y el BID, no surge ninguna irregularidad expuesta. La confidencialidad la rompieron, o sembraron sospechas de que eso había ocurrido, las empresas denunciantes”.

“La licitación se abrió y durante 48 horas se dejó la copia de todas las ofertas para que la vieran los oferentes, para que pudieran hacer sus impugnaciones. Esto, que es un acto de transparencia por parte de Irrigación y está en la Ley de Obras Públicas de la Provincia, es lo que formalmente dice el BID que no se debería haber hecho. ¿Por qué creo yo que dice eso? Porque es el único hecho notorio, puntual, donde pueden haber tomado conocimiento de las ofertas y de las propuestas todas las empresas. Lo demás son conjeturas, no hay otro hecho donde el BID diga acá hubo fallas”.

“El BID plantea que una vez que la Comisión de Preadjudicación o de evaluación de propuestas haya comenzado su tarea de análisis, no puede haber ningún tipo de contacto entre ella y los oferentes. Si tienen un planteo, debe ser por escrito y respondido por escrito. Cuando se hizo el visto de las 48 horas a las empresas, no habíamos empezado a actuar. No obstante, yo estimo que cuando empieza un ruido de estas características, con denuncias, la política lo toma como tal, y después de lo que le había pasado a este país a nivel nacional con la obra pública, el BID opta por retirar el financiamiento de una operatoria”.

“El acueducto estaba dentro de la operatoria Mendoza Tecnológica. El gobierno anterior lo logró después de mucho trabajo. Ahora bien, esta caída no significa de ninguna manera que pueda tener problema otro financiamiento del mismo banco. Tenemos dos procesos: uno casi terminado, que es el revestimiento del canal Cacique Guaymallén en el tramo de Luján, ni más ni menos, una obra muy grande. Si se tratara de la construcción de un auto, les diría que falta lavarlo. Le faltan días para entregarse, financiada por el BID, con el mismo procedimiento y nunca tuvimos algún problema con el banco. La otra obra es el reservorio Ortega, en Maipú. En este caso hay un subsidio del BID y el resto del financiamiento lo aporta Irrigación”.

“En el acueducto Monte Comán-La Horqueta hubo denuncias de dos UTE (Unión Transitoria de Empresas): la que había pasado el mejor precio, el más barato, que es Laugero Construcciones junto a Corporación del Sur. Y la otra, que fue la tercera en precio (33 millones más elevado que la primera), Ojeda junto a Ecosur, que es una empresa de Buenos Aires. Hubo 12 ofertas, el presupuesto oficial era de 685 millones de pesos. Seis empresas estuvieron por debajo de ese presupuesto. La primera, bastante, y la sexta, que fue la que en principio fue preadjudicada, con un 12% por debajo de la séptima”.

“Lógicamente, uno siempre trata de que una obra sea adjudicada al oferente más barato. Es al primero que se evalúa, si cumple con los requisitos directamente, ya está resuelto. Eso no pasó en esta obra, desgraciadamente. Si le hubiéramos dado la obra, hubiéramos tenido la impugnación del resto de las empresas porque realmente no cumplía con los otros requisitos”.

“También quiero destacar que, por lo que ha planteado el Gobierno provincial, hacer este acueducto sigue siendo una prioridad. Se va a hacer con otro financiamiento que hay que gestionar”.

En detalle

-EL BID. no encontró ningún acto de irregularidad, ya que al decidir el destino del proceso, solicitó “cancelar el proceso dentro del plan de adquisiciones de la operación”. Y al fundar este requerimiento, en la nota Nº CSC/CAR 1345/2020, objetó que Irrigación hubiera permitido la “toma de vistas” o “compulsa” de las ofertas por parte de los proponentes inmediatamente después de la apertura de los sobres con las ofertas. Sostienen que en esa fase del procedimiento no son admitidas las tomas de vista en las licitaciones financiadas con recursos del banco y que las mismas no fueron aprobadas para un momento anterior a la publicación de la adjudicación.

-Para entender la situación, es necesario tener en cuenta aspectos fundamentales: 1) el proceso fue controlado por el BID desde la misma conformación de los pliegos; 2) el primer informe elaborado por la Comisión de Preadjudicación recibió del BID la “no objeción” y no fue adjudicado solamente porque antes de que venciera el plazo establecido para ello, el superintendente dispuso suspenderla hasta tanto la Fiscalía de Estado terminara la investigación de la denuncia formulada por Laugero; 3) las licitaciones se adjudican a la “mejor oferta”, que no siempre es la más barata. En el caso de la que nos ocupa, las ofertas que aparecieron como más económicas no calificaban técnicamente, considerando la documentación y antecedentes presentados; 4) hubo una presentación judicial, mediante recurso de amparo presentado por Ecosur Bahía SA – Hugo del Carmen Ojeda SA UT, en la cual se solicitó al juez como medida cautelar la suspensión del procedimiento licitatorio y el Juzgado no le hizo lugar; 5) a solicitud del BID, se revisó un criterio técnico y se volvió a evaluar las ofertas, enviando un segundo informe en el que quien resultaba como oferta más conveniente era Ecosur Bahía SA – Hugo del Carmen Ojeda SA UT; 6) las investigaciones efectuadas por la Fiscalía de Estado y por el propio BID no arrojaron como conclusión de que se hubieran detectado irregularidades.

Sobre el acueducto Bowen-Canalejas, en Alvear

“Con respecto al acueducto Bowen-Canalejas, me gustaría que el senador Majstruk me indique cuáles son las irregularidades de las que él habla, porque no existen. Con respecto a la inauguración, en el marco del Día de Campo, previo a la Fiesta de la Ganadería, este acueducto se estaba llenando y lo que se hizo fue la puesta en marcha. La obra tenía plazo de finalización en septiembre y la colocación de los caños estaba prácticamente terminada. Estaba lleno de agua todo lo que era el tramo troncal, que va desde Bowen (donde están el reservorio y los pozos) hasta el límite. La obra formalmente terminó en enero de este año. Es una obra de 606 kilómetros de extensión que tiene pérdidas y no es fácil detectarlas”, dijo Marinelli.

“En base a exigencias nuestras hacia la empresa, hay un cronograma de trabajo con tres hitos: en lo que resta de julio se tiene que terminar de llenar el acueducto y tener la presión necesaria para que esté lleno en totalidad, más la detección permanente de pérdidas que estamos trabajando con los usuarios, ya que ellos están permanentemente allí. Los usuarios se conectan al acueducto a través de bornas que en muy pocos casos son individuales, y en muchos casos, comunitarias. Y de esa borna sale una instalación interna que debe tener previamente una suerte de visación por parte de Irrigación a los efectos de que ese uso no altere el funcionamiento del acueducto”.

“Estamos trabajando de manera permanente con una comisión de usuarios compuesta por dos representantes por ramal, que es lo que constituirá a futuro la Inspección de Cauce. Lo venimos trabajando con una comunicación semana a semana. Es una obra poco tradicional y se ha ido trabajando siempre con la participación de la mayoría de los usuarios. Yo personalmente he estado en la Cámara de Comercio y en el salón donde está la Feria de la Ganadería al menos cinco veces, en reuniones”.

“Durante agosto, a instancia de la empresa y bajo el control de Irrigación, se dará intervención a diferentes usuarios y en septiembre tiene que quedar liberado al resto de los usuarios con el acueducto funcionando a pleno. Recién ahí le voy a dar la recepción provisoria a la obra. A partir de ahí, la empresa está obligada a acompañar y hacer todos los arreglos, por un año, que indique la Inspección de la obra, integrada por profesionales nuestros”, concluyó Marinelli.