20 de octubre, 22.40 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Martín Fernández y Lucas Reyes se preparan para la Liga Nacional de Básquetbol


Los mendocinos ya entrenan con sus respectivos planteles, de cara a la temporada que tendrá como sedes las ciudades de Córdoba y Villa Carlos Paz.

Los mendocinos ya entrenan con sus respectivos planteles, de cara a la temporada que tendrá como sedes las ciudades de Córdoba y Villa Carlos Paz.

Los jugadores mendocinos intensifican sus entrenamientos con vistas al inicio de la temporada 2020/2021 de la Liga Nacional de Básquetbol, que en principio se iniciaría en noviembre próximo en Córdoba y Villa Carlos Paz.

Tanto Fernández (Regatas Corrientes) como Reyes (Instituto de Córdoba), ambos oriundos del departamento Guaymallén, son optimistas en que los protocolos sanitarios remitidos serán aprobados por el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación.

La competencia que estará integrada por 20 equipos, se disputará en dos conferencias, Norte y Sur, bajo el formato “burbuja” y sin público. De acuerdo a los protocolos, los equipos se hospedarán en hoteles y sólo podrán salir para entrenar y para jugar sus respectivos partidos.

Fernández, de 23 años, nació en Guaymallén y a los 2 años se trasladó junto a su familia a Lavalle. Actualmente está radicado en Corrientes y juega en Regatas de esa provincia por segunda temporada, mide 1,95, su posición es alero y está en pareja con Andrea Petroni.

Explicó el jugador que sus objetivos personales para esta nueva competencia es “tener una gran temporada, para la que me he estado preparando durante estos 7 meses de cuarentena física y mentalmente. El objetivo es concretar una muy buena labor en cuanto a números, minutos de juego y sumar protagonismo, con el objetivo a corto plazo en volver a jugar en la Selección Argentina”.

Indicó al respecto que “la idea es formar parte de la selección mayor para jugar lo que sea, un pre mundial, un panamericano y obviamente algún juego olímpico o un mundial, es mi principal objetivo y mi sueño, espero poder lograrlo”.

Su participación en las ligas formativas de Argentina

Más adelante, comentó que “desde los 15 años estuve en las selecciones formativas de Argentina, donde jugué un sudamericano con el entrenador Eduardo Jápez; a los 16 un torneo amistoso en Turquía con el mismo entrenador. A la misma edad, a la vuelta, jugamos en Maldonado (Uruguay) el pre mundial. En el sudamericano salimos campeones y en el pre mundial segundos, ya que perdimos la final contra Estados Unidos”.

“Cuando tenía 17 años –agregó-, fuimos a jugar el mundial en Dubai (Emiratos Ärabes) con Silvio Santander como entrenador. A los 18, fui a jugar un torneo 3×3, bajo la conducción de Emilio Gutiérrez, en Hungría, donde también salimos segundos y nos quedamos con la medalla de plata. También jugué un mundial convencional 5×5 en categoría Sub-19, regalando un año en Grecia y el entrenador fue Sebastián Ginóbili”.

Más adelante, “Tincho” Martínez señaló que “a los 20 y 22 años por estar estudiando, jugué en la selección Universitaria Argentina, unos Juegos Olímpicos Universitarios en Taipéi (Taiwan) a los 20 y luego otro en  Nápoles (Italia), a los 22, sumado a las distintos seleccionados mendocinos que he tratado de estar en la mayoría”.

“Por el momento –dijo-, me dedico todo el tiempo al básquetbol. Los estudios los abandoné pero tengo pensado retomarlos el año que viene o cuando pueda, porque creo que es algo importante tener una doble carrera, poder estudiar y jugar al básquetbol estaría muy bueno. Comencé con este deporte a los 11 años en el polideportivo de Lavalle en categoría mini. Estuve jugando dos años en ese departamento y me fui a luego a Andes Talleres, hasta casi los 17, para irme posteriormente a Bahía Blanca, donde jugué durante  5 años en esa ciudad para el club Bahía Basket en la Liga Nacional”.

Más adelante repasó que “a principios de este año, estábamos en plena temporada competitiva con Regatas Corrientes (la temporada de la Liga Nacional se juega desde octubre o noviembre hasta junio o julio), terminando la fase regular para ingresar a los Playoffs. Justamente nos encontró de gira Mar del Plata-Bahía Blanca y se nos cortó por la pandemia en Mar del Plata. Mi novia es de Bahía y había ido a esa ciudad a visitar a su familia, por lo que yo agarré mis cosas en Mar del Plata y me fui a Bahía Blanca, en tanto que el resto del plantel retornó a Corrientes”.

“Toda la cuarentena estuve en Bahía Blanca –agregó-, hasta hace 10 o 12 días que nos vinimos a Corrientes. Arranqué todo monitoreado por el preparador físico del club, que nos enviaba los ejercicios y comencé trabajando en casa. Los primeros cuatro o cinco meses fueron entrenando en casa y haciendo pasadas en el garaje. Cuando se permitieron las salidas a trotar en Bahía Blanca, que fueron a los dos o tres meses, aproveché para salir a correr. Dos meses antes de venir a Corrientes, habilitaron los gimnasios, hablé en Bahía Blanca con Juan ‘Pepe’ Sánchez, me invitó a entrenar en las instalaciones para hacer trabajos de gimnasio y de cancha, por lo que estuve un mes y medio entrenando de esa forma cinco veces por semana”.

El mendocino manifestó además que “en Corrientes comenzaron los entrenamientos porque el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación habilitó los entrenamientos de los jugadores de la Liga Nacional, están analizando de volver a jugar la Liga Nacional en formato burbuja en noviembre próximo. Se volvió a entrenar este lunes oficialmente, los jugadores que estaban haciendo la cuarentena en esta provincia comenzaron a entrenar el pasado lunes y el resto del equipo se sumó este sábado”.

 “Ya con el plantel completo –dijo-, estamos entrenando. Corrientes tiene tres equipos jugando en la máxima categoría del básquetbol argentino: San Martín, Comunicaciones de Villa Mercedes y nosotros. La gente de Regatas acompaña mucho al equipo, hay muchos hinchas apasionados por el club, que vive el básquetbol con mucha euforia y pasión, la verdad que nos acompañan mucho y cuando se juega con público, va mucha gente a alentar al equipo. También tenemos el clásico de la Liga Nacional, Regatas-San Martín y la verdad que jugar esos partidos es muy lindo, se vive un ambiente único”.

En cuanto al inicio de la competencia, Fernández dijo que “aún no está confirmado oficialmente, pero se va a jugar en dos burbujas, una en Córdoba y la otra en Villa Carlos Paz, ya está a la firma del ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens y creo que sólo falta que lo apruebe el Gobierno Nacional, Va a salir un campeón de esas burbujas, no será el campeón de la Liga Nacional, pero si de la primera fase. Luego después en la segunda fase, se verá si se puede hacer con público o viajando. La primera fase será sin público, en burbujas, los jugadores estarán encerrados en el hotel, saldrán a la cancha para entrenar y jugar, pero no podrán circular, con todos los protocolos que eso implica. Serán dos zonas de 10 equipos cada una, la Norte jugará en Córdoba y la Sur en Villa Carlos Paz. Estamos esperando la confirmación y aprobación del gobierno”.

Reyes se pone a punto en Córdoba     

Por su parte, Lucas Reyes, de 20 años, 1,77 de altura, también oriundo de Guaymallén, que se desempeña como base en Instituto de Córdoba, indicó que “los protocolos creo que ya han sido aprobados, por lo que se comenzaría ahora en noviembre la temporada 2020/2021 y se jugará en dos zonas en formato burbuja”.

“La cuarentena me agarró en Córdoba –dijo-, hace unos 7 meses y la pase un mes y medio en esa provincia y luego con un permiso del gobierno me pude volver a Mendoza, donde pasé la mayor parte de la cuarentena. Regresé a Córdoba hace casi un mes, pero esta situación de la pandemia me permitió pasar más tiempo con mi familia, aproveché para estar con mis padres, posibilidad que no me pasa muy seguido porque los veo muy poco”.

Respecto a la cuarentena en su tierra natal, Reyes comentó que “las primeras semanas en Mendoza cuando llegué no estaba habilitado nada, ni los gimnasios, ni la posibilidad de salir a correr, por lo que trataba en mi casa de rebuscármela, tenía un par de mancuernas, me iba comunicando con el preparador físico del club para que me diera trabajo aeróbicos, rutinas simples para estar en movimiento”.

 “Una vez que habilitaron los gimnasios, el club –agregó- y salir a correr, comencé a trabajar en todo eso. Generalmente iba todas las mañanas al gimnasio y después salía a correr. Por la tarde me iba a entrenar a Murialdo, ya que me conseguí un permiso que me posibilitó trabajar en sus instalaciones. De regreso a Córdoba, estamos entrenando en una pretemporada bastante dura, estamos corriendo en la cancha de fútbol, haciendo también un poco de cancha, un mix de todo, más físico que básquetbol por ahora y este lunes entrenamos casi tres horas”.

Mas adelante, Reyes aclaró que “la temporada anterior, cuando se paró todo, estábamos disputando la fase de grupos y directamente se suspendió, se canceló, que era la temporada 2019/2020. La que se va a jugar ahora es la 2020/2021, que arranca de cero, la otra ya quedó atrás”.

 El deportista indicó que “Córdoba tiene dos equipos en la Liga Nacional, Atenas e Instituto” y recordó que su inicio en la práctica del básquetbol “fue a los 6 años en Leonardo Murialdo, donde estuve hasta los 15, para pasar luego a jugar en Anzorena, una año y medio aproximadamente. Ya con 16 llegué a Instituto. Además, con un seleccionado argentino juvenil, estuve en un pre mundial 2018 y en el mundial 2019”.

Consideró además que “los partidos lo viven los cordobeses intensamente, la verdad que son hermosos, sobre todo por ahí los clásicos, cuando jugamos algunos torneos internacionales la cancha explota, se llena bastante. La propia gente lo reconoce, los hinchas de Instituto son muy pasionales, siempre están y la verdad que los partidos se disfrutan bastante”.

Respecto a sus expectativas en esta nueva temporada de la Liga Nacional, el jugador expresó que “en cuanto a lo grupal, me gusta mucho el equipo que está, hay varios jugadores que continúan de la temporada pasada y se han sumado ahora otros muy buenos de muchas jerarquía. Creo que el objetivo será hacer el mejor torneo posible y si se puede coronar con un título muchísimo mejor. En cuando a lo individual, el objetivo es dejar todo dentro de la cancha, hacer lo mejor para el equipo, tratar de ser productivo tanto en ataque como en defensa y tratar también de ser constante a lo largo de todo el torneo”.

Finalmente, en cuanto a la posibilidad de volver a vestir la camiseta del seleccionado argentino, el mendocino aclaró que “yo ya terminé mi etapa en categorías juveniles. Ahora si te convocan sería a la selección mayor, pero todavía falta bastante. Creo que tengo que mejorar muchísimo para tener esa oportunidad, hay que trabajar mucho. Ahora hay que hacer las cosas bien en Instituto y más adelante se verá si tengo la posibilidad y el nivel de juego me lo permite, ojalá algún día pueda estar, pero por ahora tengo que trabajar muchísimo para eso”, concluyó el ex Murialdo y Anzorena.