26 de setiembre, 21.30 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Más de 20 cooperativas agrícolas adhirieron a Mendoza Activa


Con inversiones que superan los $100 millones, las asociaciones apostaron a la tecnificación de sus procesos productivos.

A pocos días de la puesta en marcha de Mendoza Activa 2, la Dirección de Cooperativas brindó información sobre los resultados de la primera fase del programa que potenció la reactivación económica y la generación genuina de empleo.

Según sus datos, 21 cooperativas vitivinícolas y agrícolas aplicaron al programa Mendoza Activa 1 con un monto total de inversión de $100.759.025. En el análisis de las diferentes líneas se pudo constatar que la línea Industria fue la que generó mayor cantidad de proyectos presentados, con 19 iniciativas se invirtieron $94.552.778. Mientras que bajo la línea Construcción se invirtió una suma total de $3.744.000, y en la línea Comercios y Servicios se destinaron $2.462.247.

“Estas inversiones permitieron que las cooperativas se tecnifiquen y mejoren su productividad. Detrás de esto están los productores que podrán optimizar sus costos y vender sus productos a mejores precios. Este es en definitiva el fin del programa, reactivar la economía y generar mano de obra”, sostuvo el director de Cooperativas, Daniel Dimartino.

“Queremos que en la segunda fase de este novedoso programa se sumen más asociados. Por eso ampliamos las líneas de créditos de 8 a 21 subprogramas. Incluirán proyectos de eficiencia energética, construcciones llave en mano, viviendas rurales, complejos habitacionales, urbanizaciones de barrios hechos por sindicatos, cooperativas o asociaciones vecinales, renovación de vehículos de transporte escolar, instalación de empresas en parques industriales, servicios turísticos y producciones audiovisuales”, remarcó el funcionario.

Con Mendoza Activa 1, quienes invirtieron recibieron un reintegro de 40% del total distribuido en tres espacios: 20% en efectivo a través de aportes no reintegrables; 10% con un bono fiscal para pago de impuestos y 10% restante vía un crédito en una billetera virtual para ser usada en compras destinadas a los sectores más castigados por la pandemia, como el turismo, la gastronomía y el esparcimiento.