15 de junio, 21.30 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Mendoza recuerda a Liliana Bodoc


A tres años del fallecimiento de la escritora, el Gobierno de Mendoza impondrá su nombre a una sala de la Biblioteca San Martín.

El acto se realizará el lunes 8, a las 13, en la institución de la Alameda y contará con la presencia de funcionarios del Ministerio de Cultura y Turismo y la hermana de la autora de La saga de los confines, Silvia Chiavetta, presidenta de la Fundación Liliana Bodoc.

La Biblioteca de Mendoza

La Biblioteca Pública “General San Martín” nació gracias al impulso cultural que vivió nuestro país en 1820. Entre los hombres que participaron de esta gestación se destacó la figura del General José de San Martín, junto a otros militares de la Independencia y algunos ciudadanos enrolados en las filas del rivadavismo (Presidencia de B. Rivadavia 1826-1827). Todos ellos eran partidarios del pensamiento ilustrado.

En este contexto ideológico, surgió la necesidad de crear la “Sociedad Biblioteca Mendocina”. Su reglamento (sancionado el 11 de marzo de 1822) plasmó el deseo de crear una biblioteca popular que difundiera “conocimientos útiles”. Se nombró al primer secretario del organismo, Agustín Delgado y el 9 de julio de 1822, la Biblioteca Mendocina abrió sus puertas a la comunidad.

Actualmente es la única Biblioteca Pública de carácter Provincial y funciona bajo el ámbito de la Secretaría de Cultura, como una institución democrática destinada a brindar con eficiencia y sin ningún tipo de discriminación, toda la información existente.

La dama de los confines

Liliana Bodoc nació en Santa Fe, el 21 de julio de 1958, pero estuvo vinculada con Mendoza a los largo de toda su carrera. Fue una escritora y poeta argentina que se especializó en literatura juvenil. Con su trilogía La saga de los confines se mostró como la revelación argentina en el género de la épica y la literatura fantástica y sus libros fueron traducidos al alemán, francés, neerlandés, japonés, polaco, inglés e italiano.

Además, con su novela El espejo africano, obtuvo el prestigioso premio Barco de Vapor, en 2008.

Cuando tenía 10 años, su familia se trasladó a Mendoza. Estudió Licenciatura en Letras en la Universidad Nacional de Cuyo y ejerció como docente de Literatura Española y Argentina en diversos colegios de la misma universidad.

El 6 de febrero de 2018 nos dejó físicamente, pero su enorme legado literario la convierte en uno de los grandes referentes de la Cultura nacional.