26 de octubre, 21.40 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Miedo con acento cuyano, cine del mundo y capacitaciones en Mirada Oeste


El viernes fue un día lleno de novedades relacionadas al cine, dentro y fuera de la gran pantalla, con imperdibles realizaciones y la palabra de artistas y hacedores.

La escalofriante película mendocina Muere Monstruo Muere tuvo su presentación, con dos de sus intérpretes, en el Cine Teatro Plaza. Violeta Sánchez fue parte de la jornada con su capacitación Realización de prendas de vestuario y modista de filmación. Asimismo, títulos argentinos e internacionales llegaron a la B+M y el HCD de Godoy Cruz, así como al Cine Universidad; a lo que se sumaron ciclos cinéfilos con obras clásicas y contemporáneas.

Desde las 16, el público aguardaba la visita de la prestigiosa diseñadora de vestuario Violeta Sánchez. La profesional, que también es modista en set y ha estado involucrada en la realización de prendas para comerciales de marcas internacionales, películas y series, fue narrando como fue trazando su camino en esta disciplina y su amplio campo de trabajo.

Como punto de partida, estableció que “el vestuario siempre tiene una intencionalidad y con él, se pueden transmitir cosas que no están explicitas, como un determinado contexto, una época o estados de ánimo”. También fue transitando por las diferencias entre la confección y el diseño, lo importante que es establecer equipos de vestuario y el uso de texturas, telas y colores para generar diferentes posibilidades expresivas en un personaje.

Paralelamente, en la Casa del Futuro comenzó el ciclo 90 años con García Ferré y se proyectó Petete y Trapito, las entrañables criaturas animadas que alegraron la infancia de miles de niños y niñas alrededor de nuestro país. Después llegó Efecto tequila, con la elogiada Niños del hombre, del director mexicano Alfonso Cuarón. El Cine Universidad de la Nave Universitaria también estuvo incluido en la cartelera, con el documental austríaco The Waldheim Waltz, de Ruth Beckermann.

A las 19.30, se proyectó Yo Niña, de la elogiada cortometrajista Natural Arpajou, quien llegó a la sala para compartir su opera prima, donde se narra la historia de una pequeña llamada Armonía, que es criada por sus padres de manera estricta, en un entorno apartado de la “civilización”. Arpajou brindó un panorama personal sobre lo que implica el trabajo actoral con niños. Este drama posee algunas experiencias que vivió la propia realizadora y sobre este punto remarcó: “lo que yo siempre digo es que la película es autobiográfica pero no es literal. A la esencia de las cosas las volqué en una ficción para que funcionara lo mejor posible, por lo que sí, algunas cosas están basadas en hechos reales”. Más tarde llegaría La Boya, de Fernando Spiner.

A las 21, en el Concejo Deliberante de Godoy Cruz llegó al público Luces de Vukovar. Se trata de la primera presentación croata de los excombatientes defensores, Damir Plavšić y Damir Markuš, que demuestra de una manera realista la defensa heroica de la Ciudad de Vukovar, donde defensores croatas se opusieron a un ejército enemigo que los superaba numéricamente.

Para el cierre, los escalofríos se apoderaron de la sala mayor de Godoy Cruz con Muere, Monstruo, Muere, escrita y dirigida por Alejandro Fadel, luego de la realización de Los Salvajes. Esta cinta, que se zambulle en varios géneros como el thriller, el policial de investigación e incluso toma elementos del western fue seleccionada para participar en la 71° edición del Festival de Cannes, en la sección Un Certain Regard (Una cierta mirada), donde tuvo su estreno mundial.

Antes de su exhibición, el público pudo escuchar a los actores Víctor López y Romina Iniesta acerca de lo que significa el film, según su personal óptica. López la definió como “una película hermosa, que deja la vara muy alta en cuanto al cine que se realiza acá en Mendoza, por la combinación de un montón de elementos y deja muchas puertas abiertas al pensamiento y al debate”.

Iniesta optó por comentar el extenso proceso de casting por el que tuvo que atravesar y como se fue desarrollando el aspecto actoral. “El trabajo fue muy meticuloso. Alejandro Fadel es bastante detallista y muy preciso y eso nos ayudó un montón a poder encontrar al personaje que él tenía en su cabeza para transmitirlo y llevarlo a cabo”.

GALERIA