17 de mayo, 21.55 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Orientación para la evaluación diagnóstica del Nivel Inicial


Los docentes del nivel cuentan con una herramienta evaluativa, trabajada en conjunto por todos los supervisores y equipos técnicos, para diagnosticar las trayectorias escolares de los niños y niñas desde el jardín maternal hasta sala de 5 años. Esto, teniendo en cuenta la situación de pandemia y aislamiento del año pasado y observando la autonomía, el juego y el lenguaje y la comunicación.

La Dirección General de Escuelas (DGE), a través de la dirección de Nivel Inicial, emitió la Circular de Orientación para Evaluación Diagnóstica. Se trata de una normativa que ha sido trabajada en equipo y consensuada con todos los supervisores y el equipo técnico de nivel Inicial, para que los docentes del nivel puedan ir evaluando la situación educativa y así obtener un diagnóstico de cómo se viene transitando el ciclo lectivo 2021.

En la circular hay orientaciones para poder acompañar y completar el diagnóstico y es un puente para fortalecer las trayectorias escolares de los niños y niñas. El diagnóstico se tomará siguiendo la rúbrica, que es la forma de evaluación formativa actual y teniendo muy en cuenta todas las consecuencias que trajo la emergencia sanitaria.

La directora de nivel Inicial, Adriana Rubio, sostuvo que para poder diagnosticar a los niños y niñas tras la pandemia más el aislamiento, se acordó que se haga foco en tres aspectos claves: la autonomía, el juego y sobre todo el lenguaje y la comunicación.

“Vamos a vincular los saberes prioritarios con los campos de conocimientos y capacidades, dando continuidad a lo trabajado el año pasado. Debemos tener un enfoque globalizador y una mirada integral en el Nivel Inicial, teniendo en cuenta el modelo combinado de escolaridad”, explicó Adriana Rubio.

“Tenemos que observar si los niños y niñas en sus grupos logran autonomía, que es la capacidad que permite realizar diferentes acciones. También notamos que en el lenguaje y la comunicación, debido al aislamiento del año pasado, los niños se vieron afectados, por eso es importante sostener la presencialidad”, dijo Rubio.

Cabe destacar el trabajo consensuado por todos los supervisores para emitir esta circular de orientaciones que apunta a mejorar el desarrollo infantil que tanto se vio perjudicado con la pandemia, por eso es muy importante para todos los niños y niñas en esta etapa de desarrollo.

“La atención a la primera infancia es una prioridad en nuestra gestión educativa por la función social y la necesidad de garantizar los derechos de los niños y niñas, por eso es necesario que sepamos en qué condiciones están después de un año de pandemia y podemos observarlos desde la presencialidad”, agregó Rubio.