Turnos vespertino y nocturno: este miércoles 6 de julio se suspenden las clases por zonda

Se entregó la primera vivienda social creada en el marco del Laboratorio de Vivienda


Se trata del prototipo denominado Prisma, construido con técnicas y materiales que optimizan el consumo energético y la hacen ambientalmente más sustentable.

La primera vivienda diseñada por el Laboratorio de Vivienda, que funciona bajo la órbita del Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública con el apoyo del Instituto Provincial de la Vivienda, fue entregada finalmente hoy, a una familia del barrio Flores-Olivares.

“Este proyecto, denominado Primsa, es uno de los primeros ejemplos de vivienda sustentable que logró plasmar el laboratorio luego de un trabajo de estudio y análisis de nuevas alternativas constructivas que promueven soluciones habitacionales energéticamente más eficientes”, indicó el ministro Mario Isgro.

La vivienda se ubica en el barrio Flores-Olivares, donde tanto el Municipio de Capìtal como el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) realizan diversas obras de urbanismo e infraestructura que buscan mejorar el entorno de quienes residen en la zona. “Justamente donde se ubica este barrio, hace muchos años existía un basural, y con mucho esfuerzo se han podido reconvertir en espacios públicos y en el lugar donde están las viviendas ahora”, concluyó Isgro.

Por su parte, Juan Manuel Filice, secretario de Desarrollo Urbano de la Municipalidad de Capital, detalló cuál fue la participación del Municipio en este proyecto. “Venimos trabajando junto al Gobierno de Mendoza y al IPV desde el inicio de esta idea. Nuestro rol ha sido principalmente articular las tareas con los vecinos, tanto en lo social como en lo urbanístico”, explicó.

Prototipo Prisma

Para la construcción de este proyecto, el IPV trabajó de manera mancomunada con empresas privadas, que aportaron materiales, insumos y servicios. Este es el caso de la empresa mendocina New Panel, que proveyó e instaló todos los paneles perimetrales y de techo para esta vivienda.

“La característica de este novedoso sistema constructivo, que se fabrica en nuestra provincia, es que el alma de los paneles es de espuma de poliuretano, que mantiene la temperatura del hogar tanto en invierno como en verano. De esa forma, brinda un ahorro energético y económico que redunda en un mayor confort”, detalló el arquitecto Eduardo Stradella, propietario de la empresa New Panel.

En el proyecto también colaboró la Red Edificar, compuesta por varias empresas que aportaron diversos materiales y equipamiento.

“Además del sistema constructivo que se utilizó en esta oportunidad y que trae muchas ventajas, también se ha instalado un sistema solar térmico para el calentamiento del agua y el airea a través de un calefón y calefactor solar que aporta muchos beneficios a la vivienda, al medio ambiente y a la familia que va a vivir en esta casa”, afirmó la titular del IPV, María Marta Ontanilla.

Según la funcionaria, “la idea de hacer este modelo de casa era para realizar un ensayo y ajustar detalles constructivos, para poder replicarla en futuros emprendimientos que haga el IPV”.

“En San Carlos también estamos construyendo otro prototipo de vivienda desarrollado en el marco del laboratorio, se trata de un sistema similar al denominado Quincha, pero con características industrializadas que lo hacen sismo resistente”, explicó.

“En Guaymallén estamos construyendo seis prototipos de la vivienda Solar con tres sistemas constructivos diferentes, Steel Frame, New Panel y Cassaforma, para poder probarlos en el tiempo”, anunció Ontanilla.

Proceso de selección de la familia

Según la titular del IPV, el proceso de selección lo realizó el equipo social del IPV en conjunto con la Municipalidad. “Junto a Capital estamos interviniendo la zona del barrio Flores-Olivares con varias obras. Una de ellas es la apertura de calles, para traer los servicios básicos a la zona. Esto implica la relocalización de familias que están sobre la traza de las calles. Eso pasó con esta familia, que está compuesta por María y sus cinco hijos”, detallo la funcionaria del IPV.

La alegría de esta mamá y sus niños se contagió a todos los presentes, que los acompañaron a recorrer su nuevo hogar.

Mientras, la vivienda que habitaban anteriormente fue desocupada con la ayuda de personal de la Municipalidad de Capital y comenzó el proceso de demolición, para dar apertura a la calle que la atraviesa y así poder continuar con las tareas de urbanización del barrio.