Estado de las rutas y del tiempo en Mendoza

Alicia Pouzo, la primera mujer que dirigirá el ensamble musical de la Fiesta Nacional de la Vendimia


El año pasado tuvo la experiencia de subir al teatro griego como asistente de Dirección Musical de nuestra fiesta mayor. Este año, su batuta dirigirá a la gran masa de músicos que interpretarán las melodías de Coronados de historia y futuro.

La flamante directora, oriunda de Buenos Aires, llegó a nuestra provincia hace siete años “por amor”. Desde entonces, se considera una mendocina más. Alicia Pouzo trabaja asiduamente en la dirección de bandas folclóricas, agrupaciones y orquestas sinfónicas de la provincia. Asimismo, tiene su formación académica en ambos ámbitos y también en ópera.

Al ser consultada sobre esta nueva experiencia de ser la primera mujer que dirigirá el Ensamble de la Fiesta Nacional de la Vendimia, comentó: “Este año es muy entusiasmante. No siento que haya un gran cambio por el rol que ahora tengo. Entiendo que sí es un cambio interesante para la provincia y para las futuras generaciones. Lo vivo de la misma manera que viví siempre Vendimia, que es un momento de una experiencia cultural y musical, por la relevancia que tiene, es muy emocionante y gratificante”.

“Pero el trabajo para mí es el mismo, el mismo del año pasado, el mismo de este año. Y si tengo la suerte de que sea en los siguientes años, va a ser siempre igual. Lo que sí creo es que es muy agradable para Mendoza haber tomado un paso que no ha tomado antes y de esa manera ir abriendo el camino para las futuras generaciones”, agregó la directora.

Los sonidos de esa noche mágica

“No quiero adelantar mucho para no arruinar la fiesta para los que van a verla, pero estamos buscando que la música sea un personaje más y a la vez que los personajes que se van viendo en la historia sean representados musicalmente con elementos sonoros. Un instrumento que representa un personaje cuando sale a escena, un momento musical que simboliza una emoción que los personajes van sintiendo. En ese sentido, vamos a hacer una amalgama entre la historia, lo teatral, lo visual que involucra también el ballet, las luces, todos los artistas y la música que se unan en una misma experiencia completa para el público”, adelantó Alicia Pouzo.

Asimismo, detalló: “En esta oportunidad, la orquesta también tiene una ubicación especial. Va a estar en el centro del escenario y se va a ver bien, lo cual es un placer. Espero que al público también le guste. A veces pasa que la música, si está en el costado visualmente, se pierde un poco la conciencia de que hay músicos reales tocando en tiempo real y eso es todo un trabajo, todo un esfuerzo por parte de todos los artistas de la Vendimia. Que eso pueda suceder, que haya tantos músicos con un equipo tan grande de sonido, una plataforma y toda la inversión que se hace para que eso pueda pasar es bueno para que el pueblo mendocino sea consciente de que sus propios músicos están ahí tocando”.

“Mendoza es una de las provincias que tiene muchísima actividad cultural, formación musical, que es la parte que yo mejor entiendo y observo eso. Tanto en el ámbito popular como en el ámbito académico tiene gran actividad musical, muchos espacios de formación excelentes y grandes artistas. Y creo que lo interesante para nosotros los músicos, como experiencia, cuando estamos en Vendimia, es que se juntan ambos mundos, el mundo de lo popular, nacional, cuyano, y el mundo de lo académico, de repente de raíz europea, nos juntamos todos y aprendemos mucho los unos de los otros, así que eso siempre para nosotros es muy agradable. Y Vendimia es eso. Un poco de todo. Hay que tener una vida musical particular como lo es Vendimia”, agregó.

Para finalizar, Alicia Pouzo expresó sobre su formación académica: “Estudié dirección de orquesta en Buenos Aires. Soy originalmente de Tandil, me fui a estudiar a Ciudad de Buenos Aires y después me especialicé en dirección de ópera. Así que estuve en Buenos Aires desde 2002 hasta 2015. Y después estuve trabajando como directora asistente de ópera en el Teatro Argentino de La Plata durante cuatro años. Y ahí ya estaba empezando a dirigir ópera como directora invitada cuando vine a vivir acá y me enamoré, y de Mendoza también”.