30 de octubre, 21.30 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Ambiente realizó una inspección en la planta de tratamiento de residuos patogénicos


En el operativo estuvieron presentes el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance; la directora de Protección Ambiental, Miriam Skalany, y el cuerpo de inspectores. Todo el proceso de tratamiento de estos residuos está funcionando según los protocolos sanitarios establecidos en el marco de la pandemia y de las normativas ambientales de la provincia.

Mendoza es la única provincia del país que establece que la recolección, transporte, tratamiento y disposición final de residuos patogénicos y farmacéuticos tiene el carácter de servicio público, especificando las exigencias que debe cumplir la prestación del servicio. Así lo establece la Ley 7168 de Residuos Patogénicos y Farmacéuticos en su Artículo 5.

El Decreto 2108/05 reglamenta la Ley 7168 y mediante el Decreto 1562/09 se adjudica la prestación del servicio a la empresa TYSA LAMCEF. Esta firma está a cargo de la recolección, transporte y tratamiento de la totalidad de los residuos patogénicos y farmacéuticos de toda la provincia de Mendoza. Es la encargada de retirar y dar tratamiento a los residuos de la totalidad de los efectores de la salud pública de la provincia incluyendo centros de salud, hospitales y clínicas, salas de primeros auxilios, como también laboratorios de análisis clínicos y experimentales, centros de odontología y veterinarias.

El secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, explicó: “Hicimos un recorrido completo de la planta de tratamiento que está instalada en Las Heras, en la localidad de Capdevilla. Durante la inspección no se registró ninguna incidencia y todo el proceso está funcionando según todos los protocolos establecidos. Es importante destacar que esta planta es la única dual en el país, ya que tiene dos líneas de tratamiento con tecnología de punta”.

Mingorance también explicó que durante la inspección hicieron un recorrido por todas las áreas de la planta verificando junto con los técnicos del lugar las distintas fases del proceso: “Una de las líneas de tratamiento se realiza por termodestrucción controlada, consta de un horno pirolítico, cámara de poscombustión y tratamiento de gases con celdas catalíticas para tratar los residuos farmacéuticos y anatomopatogénicos. Se tratan aproximadamente 5 toneladas de residuos por mes mediante esta técnica, con una capacidad de tratamiento de 15 tn/mes”.

La otra vía de tratamiento, detalló la directora de Protección Ambiental, Miriam Skalany, es la esterilización por autoclave. Consiste en disponer los residuos en carros de acero inoxidable en el tubo del autoclave para ser sometidos a un ciclo de proceso limpio y automatizado de operación sencilla y segura: “Mediante este sistema se tratan actualmente 100 tn/mes con una capacidad de 300 tonelada mensuales”, explicó.

Los residuos ya tratados por cualquiera de las dos vías adquieren características asimilables a las de los residuos sólidos urbanos y pueden ser dispuestos de forma segura. Son trasladados al Centro de Disposición Final, donde se cuenta con un relleno de seguridad construido para ese en la localidad de El Borbollón.

Por su parte, el gerente de Operaciones de la Planta, Martín Frontroth, destacó que la planta cuenta con capacidad ociosa de tratamiento de 70%, por lo que está preparada para un mayor tratamiento de estos residuos ante cualquier posible contingencia debido al coronavirus. El gerente detalló: “En estos momentos, debido a la situación de pandemia, estamos recibiendo el mismo volumen de residuos pero con un peso menor a otros períodos. Esto es debido a la baja en la prestación de los servicios de los efectores de la salud que han volcado todos los recursos al tratamiento y detección de COVID-19, suspendiendo otros tratamientos, como cirugías programadas, análisis de rutina y de otros tipos”.

¿Qué son los residuos patogénicos?

Los residuos patogénicos comprenden a los residuos infecciosos, restos patológicos y elementos punzocortantes, de acuerdo con el siguiente detalle:

Residuos infecciosos, en esta categoría se incluye:

• Material descartable, como barbijos, cofias, guantes, batas y otros elementos de protección
• Residuos provenientes de cultivos de laboratorio.
• Restos de sangre y sus derivados.
• Algodones, gasas, vendas usadas, material descartable (bolsas colectoras de orina, sondas vesicales, sondas nasogástricas, drenajes pleurales, guantes, etc.) con fluidos orgánicos.
• Jeringas con o sin fluidos orgánicos.
• Pañales descartables y apósitos ginecológicos, de pacientes infectocontagiosos.
• Filtros, guías y catéteres provenientes de los sectores de hemodiálisis.

GALERIA