Miércoles 24 de julio: suspensión de clases en Malargüe

Día Nacional de la Conservación del Suelo: un recurso vital que debemos cuidar


El suelo es un recurso fundamental, ya que en él se desarrolla todo el ciclo de vida del mundo biológico. Por esto, desde el Gobierno provincial se llevan adelantes distintas acciones con el objetivo de trabajar por su conservación.

El Día Nacional de la Conservación del Suelo se conmemora cada 7 de julio en Argentina, luego de que el presidente Arturo Illia lo decretó en 1963. Esta fecha coincide con el fallecimiento de Hugh Hammond Bennett, pionero en la conservación de suelos en los Estados Unidos.

La conservación del suelo es crucial, porque este recurso es vital para la producción agropecuaria. El suelo es el soporte de vida, proporciona sustrato para cultivos y sirve como alimento para animales y plantas. Sin embargo, la actividad humana ha provocado su degradación, debido a factores como la erosión, el transporte de detritos y la meteorización. Por lo tanto, reflexionar sobre su importancia y promover prácticas sostenibles es fundamental para preservar nuestro entorno natural.

La provincia de Mendoza lleva adelante distintas líneas de trabajo con el objetivo de conservar el suelo, recuperar aquellos sectores degradados y poner en valor lugares que por sus características, condiciones y particularidades, merecen ser reconocidos, cuidados y promocionados. Esto, a través de proyectos de conservación y restauración de flora y bosques nativos.

Claro ejemplo de esto es la reciente restauración en campos incendiados en el piedemonte. Para concretr estos proyectos, se realizan convenios interinstitucionales con organismos científicos y técnicos y con empresas privadas de distintos sectores, además de capacitaciones a escuelas y prácticas con universidades y con la participación del público en general.

Como otras de las principales causas de deterioro del suelo son el sobrepastoreo y la sobrecarga ganadera, se trabaja en el Plan Provincial de MBGI (manejo de bosque con ganadería integrada), a través de la constitución del Comité Técnico Provincia de MGBI. Este organismo, integrado por la Dirección de Áreas Protegidas, la Dirección de Ganadería, el INTA, Conicet CCT-Mendoza, la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCuyo y el Clúster Ganadero, trabaja junto a productores de distinta escala en seis sitios demostrativos distribuidos en todo el territorio provincial.

Los lineamientos contenidos en el Plan Provincial de MBGI permiten el desarrollo productivo en armonización con la conservación del bosque nativo y los suelos. Esta modalidad reconoce la importancia de la actividad ganadera dentro de la economía regional. Por lo tanto, se trata de una restauración ecológica y además productiva.

Otra de las causas de graves deterioros del suelo son los incendios. Por esta razón, el Ministerio de Energía y Ambiente dio especial impulso al trabajo del Plan Provincial de Manejo del Fuego, a través del fortalecimiento de sus capacidades operativas y de control, y articulando con el Estado nacional la disposición de medios aéreos en nuestra provincia.

Se puso como eje la prevención en zonas críticas y controles de picadas cortafuegos, principalmente en General Alvear y San Rafael. Asimismo, se buscó que la población respete las buenas prácticas, aplicando la Ley 6099 de Incendios Forestales.

La importancia de este recurso

El suelo es una delgada capa conformada a través de miles de años, a partir de la desintegración de rocas superficiales que se erosionan muy lentamente por la acción del agua, del viento y los cambios de temperatura. Conforma un complejo sistema del que dependen todos los seres vivientes del planeta, ya que en él se desarrolla todo el ciclo de vida del mundo biológico.

Bennett explicaba que es tan directa la relación entre la productividad de la tierra y la prosperidad de la gente, que la historia de la humanidad puede ser interpretada en términos del suelo y lo que le ha sucedido a este como resultado del uso de los seres humanos. Por eso, desde el ámbito productivo es esencial implementar las buenas prácticas en el manejo del suelo y, desde el ambiente, combatir o mitigar todos los factores que provocan su degradación.