22 de octubre, 21 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Gestión y concientización, la clave de Mendoza para asumir los desafíos del Cambio Climático


En el mes de la conciencia ambiental y el Día Mundial sin Automóvil, desde la Secretaría de Ambiente se pusieron en marcha campañas y eventos de concientización acompañados de políticas públicas visibles para afrontar los desafíos del Cambio Climático.

En el Día Mundial sin Automóvil –enmarcado en la semana internacional “Mobility Week”-, la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, convocó a un evento en el Parque General San Martín, cuyo objetivo fue la puesta en valor de una movilidad más sostenible.

Una de las acciones consistió en el cierre del tránsito vehicular en el casco histórico del Parque para que los paseantes pudieran recorrerlo a pie, en patines, bicicleta, skate, longboards y rodados eléctricos. Además hubo exposiciones de empresas locales que fabrican y/o venden vehículos eléctricos: desde bicicletas, monopatines o motos, hasta autos. Durante la jornada, se realizaron recorridos guiados en bicicleta para apreciar sitios históricos y ambientales del espacio verde.

“Una vez más, desde el Gobierno de Mendoza nos sumamos a esta iniciativa internacional ratificando nuestro compromiso con el fomento del uso de medios alternativos de transporte como la bicicleta, rodados eléctricos y el transporte público, con el objeto de minimizar el impacto del tránsito vehicular en el ambiente. Esto, también como una forma de afrontar la grave problemática global del Cambio Climático”, expresó el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance.

Luego, el funcionario explicó que más allá de las campañas o acciones de concientización a la población, también desde la Secretaría de Ambiente se vienen encarando medidas estructurales en el mayor núcleo urbano del oeste argentino. “En el Área Metropolitana de Mendoza pusimos en marcha dos acciones motivadas por la imperiosa necesidad de afrontar los desafíos del Cambio Climático que desde hace unos años venimos ejecutando desde la Secretaría de Ambiente, a través de Unicipio”, detalló el funcionario provincial.

Mingorance se refirió a la actual obra de ampliación de la Red de Ciclovías que vincula los 7 departamentos del Área Metropolitana, como una de ellas. Y la otra, la implementación del Sistema de Gestión Digital del Arbolado Público Urbano del Área Metropolitana.

Más kilómetros para Movilidad Sustentable

En cuanto a la obra de la Red de Ciclovías, en este momento se ha comenzado con una significativa ampliación de la trama de 110 km. Con esto, Mendoza tendrá la red de ciclovía metropolitana más grande del interior del país. Y como expresa un documento de la Agencia Nacional de Seguridad Vial: “Las evaluaciones de impacto han demostrado que un mayor cambio modal hacia el uso de la bicicleta a través de la inversión en construcción de ciclovías influye significativamente en cuanto a la mejora de la salud, la disminución de siniestros viales, y la reducción de las emisiones de CO2 que provocan la contaminación atmosférica”.

Por otra parte, se sabe que en contexto de pandemia ha aumentado exponencialmente el uso de la bicicleta en los principales centros urbanos del país, entre ellos en el Área Metropolitana de Mendoza. Los medios de transporte se limitaron a usos esenciales, sumado a una tendencia sociocultural a favor de la movilidad sustentable, dio como resultado un incremento del 156% del uso de la bicicleta en toda la Argentina, según datos aportados por Nación. En Argentina –así como en otros países de la región- ha sido muy marcado el incremento en el uso de la bicicleta por parte de la ciudadanía, y en varios casos –como en Mendoza- fueron los propios gobiernos locales quienes incentivaron el cambio en la movilidad mediante sus políticas públicas.

“En sintonía con los ODS -de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible-, vimos que alentar el uso de la bicicleta contribuye a la movilidad sustentable. Hoy, la bicicleta es un modo de transporte urbano en todo el mundo, quizá favorecido en los últimos tiempos por la pandemia. Pero este proceso ya no tiene retorno como cambio modal que nos dará beneficios para la calidad de vida de la gente y aportará cifras significativas en cuanto a disminución en las emisiones de gases nocivos”, enfatizó Mingorance.

Innovación en la gestión del arbolado público urbano

La Secretaría de Ambiente, también desde hace unos años ha venido trabajando en un tema estructural para el medio urbano como lo es el arbolado público urbano.

“Se trata de un proyecto ambicioso: un sistema de información dinámica para la gestión digital del arbolado público metropolitano. Con esto estamos dando un gran avance ambiental, propio de las ciudades inteligentes porque justamente este sistema es una herramienta perdurable para que cada municipio metropolitano pueda conocer, administrar, gestionar y optimizar el arbolado público urbano y poder incidir de forma concreta en la disminución de las emisiones de gases nocivos, causales del efecto invernadero. No sabemos de otra urbe en América Latina que tenga una herramienta inteligente para arbolado como esta que pronto lanzaremos”, explicó el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance.

A través de esta herramienta innovadora, el Área Metropolitana de Mendoza contará con un detallado diagnóstico de la situación actual del arbolado urbano y periurbano de Mendoza; una planificación de escenarios; propuestas concretas de especies adecuadas para forestación y reforestación; un programa de capacitación técnica a operarios municipales y personal relacionado al manejo forestal; acciones de concientización ambiental ciudadana y propuestas de refuncionalización y tecnificación de viveros forestales provinciales, municipales y aquellos insertos en escuelas técnicas.

“Es una herramienta de largo y profundo alcance para la gestión municipal del arbolado público metropolitano. Una vez culminado definitivamente el sistema, dentro de unos meses, tenemos previsto una etapa de capacitación y consultas para los técnicos de los municipios. Ellos son los encargados de mantener actualizado el sistema y dispondrán de información de alta calidad para poder emprender los desafíos de la gestión ambiental que se propongan. Es un trabajo en equipo de alto vuelo, poco común en nuestras latitudes, que conlleva una gran experiencia en sistemas de información geográfica y agronómica”, sintetizó la coordinadora de Unicipio, Graciela Marty.

El arbolado público urbano es un emblema de la identidad mendocina pero desde la Secretaría de Ambiente de la Provincia se insiste en la necesidad de actualizar la toma de conciencia de la ciudadanía sobre los múltiples beneficios que reporta el arbolado público: purifica, refresca y humidifica el aire, disminuye la temperatura en los centros urbanos. La fronda es un filtro natural que propicia la calidad de vida en ambientes tan áridos como el nuestro. Esto, además de su valor paisajístico y cultural. Por eso, eventos como el Día Mundial sin Automóvil constituyen instancias importantes para la difusión y puesta en valor del arbolado en cuanto a su aporte al Ambiente.

Principales beneficios del arbolado urbano

Específicamente en las ciudades, el arbolado público aporta oxígeno al aire, protege de los rayos ultravioletas, regula la temperatura y humedad ambiental, filtra la contaminación sonora, disipa la fuerza de los vientos y mejora el paisaje urbano. Los árboles otorgan sensación de bienestar, embellecen las calles y reportan un valor patrimonial para el municipio.

En el plano global, se sabe que las grandes masas arbóreas reducen el calentamiento de la atmósfera y regulan el clima del planeta. Particularmente en las ciudades, se procura recuperar la pérdida de árboles ya que ello produce “islas de calor”, las cuales en temporadas estivales pueden elevar la temperatura por encima de 3º C que la de los espacios verdes metropolitanos.

En cuanto a la contaminación del aire, los árboles son verdaderos agentes depuradores que atrapan el dióxido de carbono y las emanaciones de la carburación de los vehículos motorizados. El follaje también absorbe otros contaminantes como el ozono, el monóxido de carbono y el dióxido de sulfuro.

El árbol urbano aporta al ahorro de energía eléctrica que -a escala metropolitana- significa una gran reducción del gasto de altas cifras de dinero. Los forestales ubicados alrededor de las casas o edificios, filtran el aire cálido y lo refrescan ya que al dar sombra a paredes, patios, techos y ventanas, reducen notablemente el uso del aire acondicionado. Respecto a la contaminación sonora, las cortinas de árboles –alineados en forma de “canopia continua” en calles y avenidas- reducen entre 6 y 10 decibeles los ruidos urbanos.