03 de diciembre, 21.10 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

La necropsia del mono caí que murió electrocutado indica que no sería un ejemplar del Ecoparque


Fue en Godoy Cruz y se habría fugado de un domicilio particular. Esta especie suele ser una de las más traficadas, por lo que la hipótesis cobra fuerza al corroborarse que las marcas y características del animal difieren de las de los monos presentes en el paseo.

El lunes pasado, en horas de la tarde, varios ciudadanos pudieron avistar un mono caí en diversas zonas de la Ciudad de Mendoza y finalmente en el departamento de Godoy Cruz, donde lamentablemente el ejemplar exótico perdió la vida luego de treparse a un tendido eléctrico.

Mediante algunos rumores plasmados en diversos medios de comunicación y redes sociales, se asoció al animal de forma inmediata con el Ecoparque Mendoza. Si bien en el paseo habitan ejemplares de esta misma especie, las características del animal indican que no sería del grupo de la institución.

Esto pudo saberse cuando los veterinarios de la institución recibieron el cuerpo del ejemplar para hacer la necropsia, solicitada por la Dirección del Ecoparque Mendoza.

Con la sola observación física del cuerpo del animal, los veterinarios indicaron a la dirección que el animal presentaba características físicas, tamaño, masa muscular y estado corporal que no condicen con las de los ejemplares del paseo.

El mono fallecido era un ejemplar juvenil, con pelaje brillante, importante tono muscular y sin marcas en ninguna parte de la piel o extremidades. Cuando lo observaron, los veterinarios de inmediato mencionaron “este es un animal de un domicilio privado”. Los monos caí que habitan el Ecoparque son ejemplares, en gran parte, de edad avanzada -aunque existen algunos juveniles-, más pequeños en tamaño que el fallecido y con un pelaje ligeramente menos reluciente, ya que son animales que viven al aire libre y se mueven con libertad en todo el predio.

Además, los monos del Ecoparque Mendoza tienen marcas y desgastes físicos, producidos en el pasado por el contacto con el sistema eléctrico del predio, que por décadas ha sido deficiente y ha estado muy deteriorado. Esta situación de riesgo ya ha sido solucionada en el Ecoparque, con una obra de refuncionalización eléctrica que remplazó los cables deteriorados y dotó de confiabilidad a todo el suministro eléctrico en el predio, además de implementar un sistema de iluminación interna segura y eficiente. Sin embargo, las marcas del pasado permanecen en los animales del predio.

Por otro lado, los veterinarios indicaron que por la distancia recorrida por el primate, resulta prácticamente imposible que el animal sea uno de los ejemplares del Ecoparque, ya que estos animales generalmente permanecen cerca en la zona del Cerro de la Gloria, ya que allí tienen alimento y refugio. Finalmente, el animal se desplazaba solo, algo que no realizan los monos del Ecoparque, que se mueven en manada.