20 de octubre, 22.40 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Planificación para la Sostenibilidad, instrumentos para encarar el hábitat en Mendoza


En el marco del Día Mundial del Hábitat –este año enfocado en “vivienda”- constituye un tema crucial para el desarrollo sostenible. La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, autoridad de aplicación de las leyes de Ordenamiento Territorial de la Provincia, aporta instrumentos imprescindibles para la gestión integrada del hábitat, tanto urbano como rural.

En 1985, la Asamblea General de la ONU estableció el primer lunes de octubre para celebrar el Día Mundial del Hábitat, que empezó a celebrarse a partir de 1986. Desde 2018, la provincia de Mendoza –a través de la Ley 9115- adhirió a dicha efeméride internacional. Esta fecha que pretende poner en agenda la relevancia las condiciones de vida de una población mundial en constante crecimiento, este año se focaliza en la consigna “Vivienda para todos: un futuro mejor”.

La problemática del hábitat y la vivienda es un tema estructural que ha estado en agenda por más de 30 años en encuentros internacionales liderados por la ONU y por espacios alternativos. Ambos reconocen que el derecho universal a una vivienda y a un hábitat adecuado no se ha alcanzado y se reconoce que la interrelación entre desarrollo sostenible,
ordenamiento territorial, hábitat adecuado y vivienda digna es inseparable.

Por lo tanto, la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, como autoridad de aplicación de las leyes de Ordenamiento Territorial de la Provincia ha asumido el compromiso de avanzar en los instrumentos que viabilicen una gestión integrada del hábitat, tanto urbano como rural.

La apuesta del Plan Provincial de Ordenamiento Territorial -Ley 8999- es contribuir a una mayor equidad social mediante acciones que permitan el acceso a un hábitat adecuado; prestando especial atención a los grupos más vulnerables.

Se avanza desde una concepción netamente habitacional hacia una concepción integrada del hábitat, es decir desde una visión sectorial enfocada en el producto -vivienda, educación, deporte, etc.- hacia un abordaje integrado de cada problemática de hábitat territorializada y se incorporan diversos mecanismos e instrumentos tales como:

  • Definir un Plan de acción plurianual interinstitucional en materia de hábitat y OT.
  • Definir áreas prioritarias de intervención socio-territorial (asentamientos humanos localizados en zonas de deterioro ambiental y/o alto riesgo comprobado; áreas urbanas deprimidas con indicadores deficitarios en cuanto a adecuación del hábitat y centros de servicios y parajes rurales con necesidad de consolidación).
  • Diagramar mecanismos que aseguren la participación activa de las Organizaciones de la Sociedad Civil en la definición de su propio hábitat; reconociendo e incorporando experiencias organizativas y prácticas propias estimulando procesos de autogestión del hábitat, sentido de pertenencia e identidad. 
  • Lineamientos para la localización y habilitación de proyectos habitacionales que contemplan la sustentabilidad socio-ambiental.
  • Aptos Técnicos de Localización Integrados.

Esto deriva en la necesidad de asumir responsabilidades compartidas por parte de todo el sistema institucional del gobierno tanto provincial como municipal, logrando una gestión interinstitucional coordinada y concertada. Misión de coordinación asumida por la SAyOT en la figura de la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial, según Ley 8051.

Un Plan de Acción con enfoque metropolitano

Por su parte, desde Unicipio se cuenta con instrumentos como el “Plan de Acción Área Metropolitana de Mendoza Sostenible” rubricado por la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía y los 7 municipios integrantes del Área Metropolitana.

El crecimiento urbano implica una serie de retos y oportunidades. Para asumir los desafíos de sostenibilidad del crecimiento de la región, se promovió un enfoque integral basado en una visión de desarrollo urbano estratégico poniendo en marcha el proyecto de Ciudades Emergentes y Sostenibles. Esta iniciativa de asistencia técnica a los gobiernos de ciudades
intermedias –como nuestra Área Metropolitana de Mendoza- permite por medio de una rápida evaluación la identificación, organización y priorización de acciones de corto, mediano y largo plazo que permitan mejorar la calidad de vida de las comunidades y lograr una mayor
sostenibilidad.

La metodología de Ciudades Emergentes y Sostenibles consta de 6 fases organizadas en 2 etapas.

La 1° comprende un diagnóstico integral de los aspectos ambientales, sociales, urbanos, de finanza y gobernabilidad de la ciudad; la priorización de temas críticos y proyectos clave; concluyendo con la elaboración de la hoja de ruta o Plan de Acción.

La 2° etapa es la ejecución del Plan de Acción acompañada del monitoreo ciudadano.

Saber cuáles son los retos de la metrópolis en materia urbana funcional permite conocer los aspectos clave en los que encauzar respuestas integrales desde las distintas áreas. Por eso, la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial vio prioritario generar una visión metropolitana respecto a la localización de actividades y usos de suelo, calidad en la
prestación de servicios básicos, dotación de infraestructura y equipamientos, accesibilidad a bienes y servicios, calidad en el servicio de transporte público de pasajeros y definición de normativas y políticas públicas a escala metropolitana para alcanzar un hábitat humano
adecuado.